Dolor crónico y Fibromialgia. 9 causas de sufrimiento extra.

Un tercio de la población mundial sufre de algún dolor crónico.

Si eres una de esas personas para las que el dolor de espalda, dolores de cabeza, artritis, fibromialgia, hacen de la vida diaria una lucha. Mira estas 9 situaciones que te pueden ocurrir.

1. Dificultades para levantarse por la mañana.
Y ¡no sólo es el sonido de la maldita alarma! Para las personas que tenemos dolor crónico, puede ser físicamente difícil. Cuando una persona con fibromialgia u otros dolores crónicos y dice que todo le duele cuando se despierta por la mañana, realmente significa ¡todo!. Los pies, brazos, hombros, cuello y espalda presentan un dolor extenuante, cada paso duele. Es un desafío salir de la cama y comenzar el día.
 
2. Costuras que molestan.
¿Ha sentido que no tiene nada cómodo que ponerse?
Con la fibromialgia, el dolor puede ser tan malo que incluso las costuras laterales de los pantalones, o una cintura elástica que presiona la piel, pueden arruinarnos el día. Es un reto elegir que ropa ponerse para hacer todo lo programado para ese día, sin el fastidio causado por la vestimenta o calzado que nos provoca incomodidad, aparte de nuestro dolor habitual.
 
3. Abatido es poco decir.
Las personas con enfermedades crónicas son más propensas a sufrir de depresión, el riesgo de suicidio casi se duplica en los pacientes con enfermedades crónicas dolorosas. Los estudios demuestran que los pacientes con dolor crónico se encuentran en un mayor riesgo de pensar, intentar, y de cometer suicidio.
El dolor crónico desanima. Perdemos la capacidad de trabajar que teníamos anteriormente, de socializar, hacer ejercicio, hacer cosas normales que hacen la vida digna de ser vivida. El dolor crónico puede provocar que empeoren síntomas de una depresión existente.
Es imprescindible para mantener su salud mental el trabajo con un terapeuta que entienda las necesidades de los pacientes con dolor crónico.
 
4. El sueño reparador es difícil.
El sueño de baja calidad complica los síntomas de dolor crónico, y el dolor no permite dormir bien.
Los síntomas dolorosos pueden dificultar conseguir dormirse y tener un sueño reparador. Esto lleva a tener poca energía durante el día y a las dificultades para hacer las actividades diarias.
Las normas de higiene del sueño para adultos son las siguientes:
  • Establecer un horario regular de acostarse y levantarse.
  • Si duermes siestas, que no duren más de 45′.
  • Evita tomar alcohol y fumar 4 horas antes de acostarte.
  • Evita tomar cafeína 6 horas antes de acostarte.
 
5. Hacer las tareas diarias.
Muchas personas con dolor crónico no admiten que ya no pueden hacer todo lo que quisieran realizar. A veces hacen mucho rápidamente y luego se sienten derrumbados, con mucho dolor los próximos días. Debemos ponernos nuestros propios límites.
 
Muchos tenemos problemas para concentrarnos. El dolor puede llegar a abarcar todo el cuerpo y a causa de él es difícil concentrarse en otras cosas como leer, hacer ejercicio o incluso tener una conversación.
7. Tener relaciones sexuales es complicado. 
Algunos dolores, como el dolor pélvico hacen que sea difícil mantener intimidad sexual con su pareja, incluso los dolores nerviosos en los pies, o dolores de cabeza crónicos, pueden entorpecer su vida sexual. 
No es sólo la pérdida de la intimidad sexual, lo que provoca tensión en las relaciones. Nuestra pareja tiene la difícil tarea de acompañarnos a múltiples médicos, o llevarnos a la sala de emergencias debido a que nuestro dolor no está controlado adecuadamente, y muchas veces debe dejar el trabajo para hacerlo.
El dolor crónico limita el tiempo agradable juntos.
8. Al no parecer enfermo, las personas no pueden creer que lo esté.
A diferencia de otras enfermedades, el dolor es invisible, nos deja a muchas personas con dolor crónico con la sensación de que estamos solos, o que no nos creen.
El dolor se puede ver a alguien que está usando un yeso o un aparato ortopédico, pero nuestro dolor es interno. Está dentro del cerebro, la médula espinal, el cuerpo, y la gente no puede verlo. Sentirse incomprendido es muy triste y decepcionante.
 
9. Sus amigos probablemente no entienden.
El dolor crónico se debe sentir para entenderlo.
Por mejores intenciones que tengan los amigos tratando de darnos apoyo, probablemente no lo consigan. Hay muchas personas que nunca han tenido ni siquiera un dolor de cabeza. Lo importante sería que tus amigos no te juzguen si tienes que cancelar planes, y que traten de entender lo que te está pasando.
Nosotros debemos tomar las decisiones, establecer límites más fuertes en beneficio de nuestra salud.
Si la gente que nos rodea simplemente no entiende, o no quiere entender, ¡nosotros no podemos perder nuestro tiempo en ellos!.
Imagen de: voz pópuli

Deja un comentario