Qué debemos hacer para mantener nuestro cerebro sano?

La glucosa es un aliado fundamental para el funcionamiento cerebral. Cómo impacta en el órgano más importante del cuerpo, el cerebro?.

El cerebro depende del aporte continuo de glucosa para su buen funcionamiento, de tal manera que cuando éste se interrumpe, se puede presentar daño neuronal. La posibilidad de  la muerte de las distintas regiones cerebrales afecta la corteza cerebral, el hipocampo y el cuerpo estriado, pero la distribución del daño es diferente.

La hipoglucemia es un estado generalmente transitorio, aunque puede presentarse en forma crónica, tanto en adultos como en niños con trastornos hormonales, como es la deficiencia de una hormona producida por el páncreas, que se encarga de regular la cantidad de glucosa de la sangre, o también alteraciones en la hormona del crecimiento, entre otras.

Mucha gente confunde glucosa con azúcar pero, debido a sus efectos sobre la insulina en nuestro cuerpo, los picos de azúcar pueden provocarnos depresión, ansiedad y cambios de humor repentinos. A largo plazo, estos efectos pueden volverse aún peores. Y esto no es bueno para el cerebro.

El azúcar, las pastas y las gaseosas son alimentos negativos para el órgano más importante del cuerpo humano, ya que se asimilan rápidamente y esto no es bueno para el cerebro. En cambio, la glucosa -de absorción lenta- libera la energía gradualmente favoreciendo al organismo.

El pan integral, el arroz y las lentejas son algunos de los ejemplos más comunes de glucosa de absorción lenta.
El cerebro busca gastar la mínima energía posible, por eso cada vez que la mente necesita modificar un hábito, el cerebro se acentúa como un enemigo interno ya que no quiere «pensar» de nuevo. Le gusta repetir acciones y pensamientos pasados. Crea hábitos continuamente para evitar pensar algo que alguna vez ya formuló.

Hay muy poca información acerca de la importancia que tienen los alimentos que ingerimos para el cerebro.

Emociones versus pensamientos
Generar un nuevo hábito alimenticio conlleva eliminar de todo lo que consumíamos anteriormente y nos estaba perjudicando. Para ello es importante saber diferenciar el rol de las emociones del rol de los pensamientos.
El autoestima es uno de los pilares fundamentales a la hora de bajar de peso o encarar una dieta saludable para sentirse bien.

Cómo mantener un cerebro sano
Consumir una dieta saludable. Mantenerse en el peso correcto. Practicar actividad física. Mantenerse activo socialmente y en la parte cognitiva. Abandonar hábitos perjudiciales como el cigarrillo, alcohol, entre otros.
La alimentación no deben modificarse de un día para el otro. Los cambios repentinos terminan generando nerviosismo, malestar y trastornos negativos en el cuerpo.

 
Qué podemos hacer?
  1. Sigue una dieta mediterránea.
  2. Controla la hipertensión.
  3. Abandona el tabaco.
  4. Vigila la obesidad, el colesterol y la diabetes.
  5. Haz ejercicio moderado todos los días.
  6. Cuida tu bienestar emocional.
  7. Mantén la actividad intelectual.
  8. Cultiva las relaciones.

A la hora de encarar un plan alimenticio saludable, es conveniente hacerlo a pasos pequeños. Hay que ser pacientes para lograr un estilo de vida sano.
Comer con moderación, e incluir alimentos variados en la comida como frutas y vegetales, pollo, pescado, carne, aumentar el consumo de jugos antioxidantes, lácteos descremados, reducir el consumo de alimentos procesados y con alto nivel de grasas saturadas, disminuir el colesterol, el consumo del azúcar y la sal e ingerir abundante agua durante todo el día.

GRACIAS POR LEERNOS!

Por: B. Cetina

Imágenes de: Psiquiatra.com

https://bit.ly/3m0tXj3 https://bit.ly/39nteDq

https://bit.ly/3w1lPUd

Política de privacidad del uso de productos de Google

Deja un comentario