Cuales son los mejores alimentos para las personas con Fibromialgia?

Nutrición
En la actualidad no existe ningún remedio curativo para el tratamiento de la Fibromialgia, entonces todo lo que hagamos por conseguir una mejoría será importante. Una alimentación adecuada puede contribuir a que se produzca esa mejoría.

Una persona adulta sana puede cubrir todos sus requerimientos de nutrientes mediante una alimentación variada. 
En el caso de  la Fibromialgia es muy probable que sea necesario utilizar suplementos alimentarios, será el médico quien lo decida luego de hacer un análisis de sangre para saber cuál es nuestra condición respecto a las vitaminas y minerales. 
No debes tomarlos sin la indicación de tu médico. Es él quien determinará si en tu caso es necesaria o no esa suplementación, así como la dosis y la duración del tratamiento.
A veces el dolor y los problemas emocionales asociados al cansancio y en muchas ocasiones la depresión, dificultan aún más el autocuidado y muchas veces causan de pérdida del apetito.

Grupos de alimentos básicos
Cereales y Legumbres. 
Lo constituyen el arroz integral, maíz, pan integral, pastas integrales, etc., representan la fuente más importante de carbohidratos complejos (almidones), fibras y proteínas de origen vegetal. Se recomiendan de 3 a 6 porciones por día. 

Lo ideal es una mayor cantidad de patatas, arroz o pastas en lugar de alimentos con mayor contenido en grasas. Estos alimentos no los acompañes de manteca o salsas cremosas, ya que añaden grasas innecesarias y contraproducentes.

Verduras y Hortalizas. 
Son fuente importante de vitaminas, sales minerales y fibras. 
Deberían tomarse entre 2 y 3 porciones al día. 
Se puede acompañar carnes o pescados y tratar de no freírlas, o mejor aún comerlas crudas o cocidas al vapor. Su consumo en crudo tiene mayor poder nutricional.
Frutas. 
Contienen gran cantidad de vitaminas, minerales, fibras y azúcares. 
Se recomiendan de 2 a 3 raciones diarias. 
Si al comerlas como postre notas molestias digestivas, las puedes comer como tentempié o como primer plato, evita las que estén verdes o demasiado maduras.
Lácteos.
Leche, queso, yogures, etc., en lo posible descremados (no incluye la manteca y la crema de leche).
Son ricos en calcio, magnesio y proteínas de buena calidad. 
La dosis diaria ideal es de 2 raciones. 
Carnes, huevos, pescado y aves.
Contienen proteínas, grasas saturadas (excepto el pescado) y minerales como el hierro y el yodo. 
Consuma pescado al menos tres o cuatro veces a la semana y una porción que sea de pescado azul, éste aporta los llamados ácidos esenciales Omega-3, sumamente necesarios para mantener un buen estado de salud.  
El arenque, el atún, el salmón, la trucha y la caballa son las variedades más ricas en estos ácidos. Evítelos fritos en aceite, es mejor cocinarlos asados, en una freidora sin aceite o al vapor.
Grasas y azúcares. 
Aceite de oliva, de girasol, de maíz, frutos secos (avellanas, almendras, nueces, piñones, maníes, etc.). 
Los aceites aportan grasas saludables, la grasa monoinsaturada junto con las grasa poliinsaturada y los frutos secos, fibras y proteínas de origen vegetal. 
Lo ideal es tomar una cucharada sopera de aceite o un puñado de frutos secos. 
 
Recomendaciones generales

Procura que tus comidas sean simples. Al elaborarlos no utilices demasiados productos ni condimentos.

Bebe un litro y medio de líquidos cada día (o dos litros en épocas de calor), preferentemente agua. 

Evita el consumo excesivo de alcohol. Reduce el consumo de sal, en cantidades excesivas provoca edema e hinchazón. Limita el consumo de alimentos procesados. Las carnes de lata, las sopas de sobre, los tomates y vegetales enlatados y las papas chips, son ejemplos de productos con alto contenido en sodio.

GRACIAS POR LEERNOS!
Ilustración de: Cabronews

Deja un comentario