Fibromialgia, podemos ser felices, a pesar de nuestra enfermedad y problemas?

10 puertas para ser feliz
Herramientas que nos pueden ayudar a salir de la depresión, la angustia y el enojo. ¿Cómo? Rompiendo los patrones que usamos cuando nos sentimos así. 
Una guía para recuperar el dominio de las emociones.
 
Se puede alcanzar la felicidad o sólo podemos aspirar a tener algunos momentos felices?
La vida nos fue enseñando que “la realidad” es otra. Que los sueños, sueños son.
Comprendimos perfectamente qué cosas eran posibles y cuáles no. Y nos convertimos en sensatos, perfectos exponentes de cordura y seriedad.
 
* ¿Dónde quedaron los sueños?
* ¿Dónde quedó la maravillosa sabiduría de la niñez?
* ¿Dónde la claridad en las decisiones?…
* ¿Dónde quedó la felicidad?
 
Nos perdimos en una vorágine de planteos, pensamientos y cesiones. Cedimos en nuestro trabajo, negociamos nuestra vida. Nos ponemos más límites de los que en realidad teníamos.
 
Decís que «la vida es resolver problemas», no es una mirada pesimista de la vida?
No, es una manera realista. Problemas vamos a tener siempre, porque no dependen de nosotros…Ahora, hacer que los temas se conviertan en PROBLEMAS sí es una manera pesimista de vivir.
Pero buscar en cada problema que resolvemos una oportunidad, es la manera de crecer y ser felices.

¿Cuáles son las 10 puertas para ser feliz? 

Les cuento algunas…

*  No es lo que nos pasa lo que determina nuestra vida, sino lo que hacemos con lo que nos pasa.
*  Cuando llegue ese puente, lo voy a cruzar.
*  ¿Qué quiero: ser feliz o tener razón?
*  Las malas películas las veo una sola vez.
 

La idea es vivir, vivir lo mejor posible.
Es algo así como un decálogo para hacer nuestra vida más fácil.
Son frases que actúan como “disparadores” y permiten encarar las situaciones desde otra óptica.

¿A qué te referís con «no es lo que nos pasa, sino lo que hacemos con lo que nos pasa»?
Hay gente que ha sufrido las desgracias más terribles y de ellas ha salido mucho más sabio. Otra gente con las mismas desgracias (o quizás menores), ha quedado devastada, herida y debilitada.
En realidad, cada cosa que nos pasa es un desafío para ver qué hacemos con el.
Cada experiencia, buena o mala, puede ser un motivo para crecer, o puede ser un motivo para volvernos más pequeños.

No tenemos demasiado control sobre lo que nos pasa, en cambio tenemos todo el control para decidir qué hacer con lo que nos pasa. Todo puede tener una parte buena.
Hay gente que de cada problema hace un drama, y otra que de cada situación crea una oportunidad.

Aprovechemos cada cosa que nos pasa para aprender.
Nadie sabe en realidad qué es bueno, y qué es malo, hasta que lo vemos con la luz del tiempo. Pero la forma en que cada cosa afecta nuestra vida, va a depender de lo que nosotros hagamos, pensemos y sintamos.

GRACIAS POR LEERNOS!

Información extraída de:

Imagen de:  Gananci.com

Deja un comentario