Los sonidos fantasma que escuchamos, no se producen en el oído.

 
 
 

El tinnitus es descrito muchas veces como un zumbido en los oídos.
 Si ciertas partes del oído interno se doblan o se quiebran (esto sucede con los años o cuando hay mucha exposición a ruidos fuertes), pueden provocar la ‘fuga’ de impulsos eléctricos al cerebro sin motivo, lo que causa el tinnitus.
Las personas que padecen tinnitus suelen decir que escuchan un ‘zumbido en los oídos’, pero puede variar entre silbidos, siseos, chasquidos y rugidos, entre otros.
 
 
Los acúfenos, también conocidos como ruidos en la cabeza, zumbidos o tinnitus, son sonidos muy molestos que se perciben dentro de los oídos o de la cabeza sin que haya nada externo que los produzca. Generalmente son zumbidos, pitidos o ruidos graves o agudos que pueden escucharse de forma temporal o crónica.
El Tinnitus puede desencadenarse por problemas vasculares, otitis, ciertas enfermedades neurológicas, del oído o tumorales, la falta de hidratación, el exceso de cera o como efecto secundario de determinados fármacos.
La mayoría de las veces, el tinnitus no es señal de un problema de salud grave. Sin embargo, si es fuerte o no desaparece, puede causar fatiga, depresión, ansiedad y problemas con la memoria y la concentración.
Para algunas personas, el tinnitus puede causar una verdadera angustia mental y emocional.

 

Cómo vivir con tinnitus
  1. Evite la ansiedad o el estrés, ya que esto estimula a un sistema auditivo sensible de por sí.
  2. Descanse adecuadamente y evite fatigarse.
  3. Evite el uso de estimulantes del sistema nervioso, como el café, el alcohol, y el tabaco.

Hay ciertas comidas a evitar si padecemos acúfenos. La sal, las grasas saturadas, hidratos de carbono refinados, la cafeína, el alcohol son algunos de los alimentos que conviene reducir para aminorar los efectos de los zumbidos en el oído.

Vitaminas cómo la a, b, c, d, e y k y minerales cómo el potasio, hierro, fósforo ayudan a controlar la hipertensión arterial que es una de las causas de tinnitus.

Algunas frutas son buenas para mejorar los tinnitus o zumbidos en los oídos por sus propiedades, en vitaminas, por su contenido en polifenoles, y bromelina las cuales ayudan a disminuirlos. Estas frutas son la piña y los arándanos.

Investigadores descubrieron una relación entre la hiperacusia (trastorno auditivo de hipersensibilidad a sonidos comunes externos) y el tinnitus, según un estudio. El tinnitus y la hiperacusia, generalmente ocurren al mismo tiempo, la hiperacusia es una condición que causa que los sonidos sean percibidos como intolerablemente altos.

 
 

Tinnitus y funcionamiento cerebral

Desde la neurociencia, existe cada vez más evidencia que apunta a que el tinnitus sería una enfermedad que proviene de una disfunción cerebral, en la que se ven afectadas áreas sensoriales auditivas, pero también áreas del procesamiento cognitivo y emocional.

Comprender que los pacientes con tinnitus crónico tienen desórdenes en ciertas áreas cerebrales, más allá de las relacionadas al oído, amplía el conocimiento de que el tinnitus es una condición que muchas veces comienza en el oído, pero que se mantiene en un mal funcionamiento cerebral. Esto coincide con la gran variedad de síntomas, transtornos o enfermedades neuropsiquiátricas asociadas al tinnitus.

 
La hiperacusia es la molestia al escuchar sonidos aunque suenen en una intensidad leve y se debe a una alteración de los sonidos a nivel cerebral del sistema central de procesamiento. El oído generalmente está completamente sano.
La hiperacusia (hipersensibilidad auditiva) afecta profundamente a la vida del paciente, reduce su capacidad de tener una vida social normal y causa limitaciones laborales, ya que se  mantiene alejado de los espacios comunes de trabajo.
Los pacientes que sufren de hiperacusia sufren niveles bastante elevados de estrés y ansiedad, siempre preocupados de evitar que ocurra cualquier sonido que les vaya a producir incomodidad o dolor.
A pesar que muchos pacientes piensan que se trata de un daño permanente, estos trastornos son tratables.

 

Tratamiento de la hiperacusia:

La mayoría de los casos de hiperacusia hoy en día se tratan con terapias de ruido de banda ancha y ruido rosa (ejemplos de ruido rosa en la naturaleza son los latidos de un corazón sano o el sonido de una lluvia suave).

La terapia de re-entrenamiento para acúfenos (con esta terapia se intenta reeducar el cerebro  que ignore los sonidos que le provoca el tinnitus) dicha terapia también es usada para tratar la hiperacusia.

El tratamiento de este trastorno, sea cual sea la terapia elegida, consiste en reestablecer la tolerancia del oído frente a los sonidos. Para conseguir resultados se necesita un gran compromiso por parte del paciente, quien tiene que cumplir con las rutinas establecidas por el otorrinolaringólogo.

En muchos casos, también se recetan antiinflamatorios esteroides para complementar el tratamiento elegido.

Deja un comentario