Fibromialgia sistema inmune, 10 indicios de que no funciona correctamente.

Uñas débiles, pérdida de cabello, fatiga, problemas de la piel… ¿Si usted presenta uno o más de estos problemas, su inmunidad puede estar baja?. En realidad, no es así de simple.  

Los síntomas de este tipo pueden ser muy vagos, ya que pueden significar una multitud de complicaciones, enfermedades y factores genéticos, que poco tienen que ver con una inmunodeficiencia. 

 

El sistema inmune tiene muchos vínculos con la genética y la herencia, o sea que las bajas defensas pueden ser la causa principal de problemas de salud cuando la persona nace predispuesta por la genética.
Algunas señales que pueden indicar que nuestro sistema inmunológico está débil son:
  • sufrir infecciones frecuentes de oído,
  • riñón o estómago,
  • urinarias.
  • encías inflamadas,
  • episodios de diarrea,
  • inflamación de ciertos órganos internos como el páncreas, hígado o bazo,
  • tener resfríos y gripe a repetición.
Por otro lado, las personas que son saludables, en un momento dado de la vida pueden estar expuestas a situaciones que conducen a la dificultad del organismo para mantener una inmunidad equilibrada.
Ejemplos de posibles razones del descenso de las defensas:
Exposición a radiación y/o quimioterapia, enfermedades crónicas, deficiencias de vitaminas, falta de descanso adecuado, mala alimentación, cambios de temperatura frecuentes, exposición a contaminación o padecer enfermedades que afectan al sistema inmune como la anemia, entre otras.

Señales de alarma que nos indican que nuestras defensas están comprometidas:

  1. Cansancio permanente: estar agotados cuando recién nos levantamos o al realizar esfuerzos mínimos, son síntomas a tener en cuenta.
  2. Caída del cabello: es cierto que la caída del cabello puede producirse por muchos motivos, pero si es habitual y prolongada, lo mejor es ir al médico, ya que podría ser una señal de alerta de un sistema inmune debilitado.
  3. Infecciones y resfriados frecuentes: un síntoma también es el hecho de tener infecciones y resfríos leves reiteradamente. Las infecciones más comunes son la infección urinaria, las encías inflamadas o enrojecidas, la diarrea, etc.
  4. Alergias: el polen o el polvo son ejemplos de agentes que pueden producirnos alergias, pero, si son muy frecuentes también pasan a ser un posible síntoma de que puedes tener el sistema inmune débil.
  5. Cicatrización lenta de las heridas: si hasta un pequeño corte tarda muchos días en cicatrizar y además duele puede significar que tu sistema inmunitario no te esté defendiendo como normalmente debería.
Por lo tanto es el propio sistema inmunológico quien está pidiendo ayuda cuando hay repeticiones de diversas complicaciones en el cuerpo que tardan en irse. La disminución de la resistencia orgánica crea las condiciones para el desarrollo de enfermedades.
La persona que presenta el mismo problema -o más de uno- repetidas veces, debe buscar ayuda médica:
1- Los síntomas de infección pulmonar por lo general:
Fiebre alta, escalofríos, tos, falta de aire, dolor en el pecho, vómitos, postración , pérdida de apetito y dolores en el cuerpo.
2- Ocho o más infecciones de oído en el último año
La inflamación es causada por la acumulación de líquido en el oído.
Hay varios tipos de infecciones del oído,  que pueden presentar los siguientes síntomas: dolor intenso, disminución de la audición, secreción, picazón, fiebre, falta de apetito, entre otros.
3- Estomatitis y candidiasis recurrente durante más de dos meses
La estomatitis puede ser percibida por lesiones en la boca y las encías.
La moniliasis es una infección causada por hongos,  las características son, puntos blancos escamosos en cualquier área de la región oral: lengua, las mejillas, las encías o los labios.
4- Repetición de abscesos
La acumulación de pus en la piel en un área particular del cuerpo se conoce como absceso. Cuando se producen a repetición, son una señal de alarma.
5- Un episodio de infección sistémica severa: meningitis, artritis y la septicemia
Estas infecciones comprometen el cuerpo como un todo y esto puede ser peligroso. La meningitis es una inflamación de las meninges, las membranas del cerebro y la médula espinal y puede ser causada por virus o bacterias.
La artritis, se caracteriza por problemas en las articulaciones de las rodillas, las caderas, las manos y la columna vertebral, dañando el movimiento.
La septicemia es una infección generalizada que se propaga por todo el cuerpo, debido a las bacterias que infectan la sangre.
6- Infecciones repetidas intestinales o diarrea crónica
El mal funcionamiento del intestino puede ser causado por varios factores como la mala alimentación y los problemas emocionales.
En cambio, la diarrea frecuente y problemas intestinales relacionados con infecciones, son más preocupantes y pueden ser evidencia de inmunodeficiencia.
7- El asma grave, enfermedad del colágeno o enfermedad autoinmune
Tanto la enfermedad de colágeno (puede involucrar artritis e inflamación de las arterias en los tejidos) y la enfermedad autoinmune (su sistema inmunitario ataca las células sanas de su cuerpo por error), representan un grupo de enfermedades que hace que el cuerpo produzca anticuerpos contra sí mismo, lo que provoca una disminución de la inmunidad.
8- Los efectos adversos a la BCG:
Este caso se refiere principalmente a los niños que tienen reacción de la vacuna BCG contra la tuberculosis (abscesos locales, linfadenopatías, lesiones músculo–esqueléticas y enfermedad diseminada).
 
9- Condición clínica asociada con inmunodeficiencia
Ese tema incluye las más variadas enfermedades y síndromes que pueden estar relacionados con el sistema inmunológico (las alergias, el asma alérgico y las enfermedades autoinmunes).
El médico puede sospechar de acuerdo a la historia de la persona y la predisposición genética.
10-Antecedentes familiares de inmunodeficiencia
Las familias que tienen casos de baja inmunidad (muchas personas con inmunodeficiencia primaria nacen sin algunas de las defensas inmunitarias del cuerpo o con el sistema inmunitario que no funciona correctamente), deben estar más atentos a las respuestas del cuerpo a las enfermedades y realizarse una evaluación médica.

Deja un comentario