Fibromialgia. ¿Cómo conseguir una mejor calidad de sueño?

Los efectos del ejercicio sobre el sueño se basan en diferentes mecanismos. Mediante el ejercicio, se producen varias hormonas que aumentan la relajación corporal y mental.

También realizar actividad física favorece olvidarse de las preocupaciones que tuvimos a lo largo del día, nos ayuda a reducir la carga mental que el estrés diario significa.

El deporte activa el cuerpo y entonces dificulta el sueño, por lo que no es conveniente realizar ejercicio por lo menos unas dos horas antes de la hora de dormir. Teniendo en cuenta estas recomendaciones, realizar una actividad física adecuada a nuestro estado físico puede ayudar a mejorar la salud y la calidad de nuestro descanso. 

La actividad física como tratamiento de los trastornos del sueño 

El deporte como tratamiento para mejorar o curar problemas del sueño. En este aspecto hay multitud de investigaciones al respecto. En general se sabe que agregar actividad deportiva en diferentes tipos de pacientes con problemas del sueño, mejora los síntomas, favoreciendo conciliar el sueño, un menor número de despertares y una mayor sensación de descanso por la mañana. 

¿Realizar ejercicio evita el insomnio? 

El insomnio es el trastorno que más se ha investigado respecto a los efectos positivos del ejercicio físico. El insomnio es el trastorno del sueño que más prevalece, también responde a tratamientos psicológicos y a modificaciones en los hábitos de vida. La sintomatología se reduce. Pese a la reducción notable de los síntomas, los resultados respecto a la remisión completa del insomnio son contradictorios . 

El ejercicio es considerado como un tratamiento de los problemas de sueño que resulta económico, accesible y no tiene contraindicaciones en personas sin otros trastornos físicos. También se recomienda para reducir otros problemas físicos relacionados con el sueño como el sobrepeso y la obesidad. El ejercicio físico parece prevenir la aparición de problemas del sueño. De la misma forma, y en personas que han superado un trastorno del sueño, tiene un efecto protector, limitando el resurgimiento de los problemas y minimizando su impacto si reaparecen.

Debemos destacar que la actividad física también mejora otros trastornos físicos y psicológicos, por lo que se recomienda su práctica de forma general y específica para personas con diferentes trastornos del sueño.

Deja un comentario