La Fibromialgia y la depresión. Tratamientos.

¿Por qué el diagnóstico precoz de la depresión es importante en la fibromialgia?
La fibromialgia y la depresión a menudo van mano a mano. En aproximadamente un tercio de los casos de fibromialgia, los pacientes se deprimen en el momento del diagnóstico, por lo que puede ser difícil determinar qué trastorno llegó primero.
Aunque los síntomas físicos son probablemente los más prominentes cuando se vive con fibromialgia, es importante no ignorar los síntomas emocionales que la acompañan y prepararse para hacer algunos cambios en su plan de tratamiento, con el fin de restablecer el equilibrio y recuperar el control.

Los primeros síntomas de la depresión:

Observe estos marcadores comunes de la depresión en la fibromialgia:
  1. Tristeza, ansiedad o sentimiento de vacío persistentes.
  2. Pérdida de interés en actividades que antes producían placer, incluyendo la actividad sexual.
  3. Fatiga o pérdida de energía.
  4. Pérdida de apetito (pérdida de peso) o aumento del apetito (aumento del peso).
Hay diferentes tipos de depresión que pueden afectar a los enfermos de fibromialgia.

La depresión clínica es grave y dura semanas o meses, mientras que el trastorno bipolar y el trastorno afectivo estacional son más esporádicos y pueden ser difíciles de predecir.

Cómo la Ansiedad y la Depresión agravan la fibromialgia
La severa tristeza y el vacío que se siente por la depresión pueden ser difíciles de manejar, la tensión, la preocupación y el nerviosismo que distinguen a un trastorno de ansiedad, pueden ser igual de perjudiciales para los pacientes con fibromialgia.

La depresión y la ansiedad pueden afectar a la forma en que el cerebro percibe el dolor, causando mayores o más sostenidas sensaciones dolorosas. 

Las anormalidades en el sistema nervioso simpático  pueden ser culpables de esta mayor sensibilidad 
al dolor en pacientes con fibromialgia, junto con el nerviosismo, la preocupación y la inseguridad general, el 
malestar puede llegar a ser una gran carga.

Es más difícil para las personas que sufren de ansiedad y depresión, hacer frente a los factores estresantes que vienen con la fibromialgia, lo que hace que el tratamiento específico de la ansiedad sea muy importante.

Si la depresión y la ansiedad se dejan sin tratamiento, el paciente es muy probable que pierda el control de sus síntomas, y esto impactará en la vida familiar, el trabajo y las obligaciones financieras.
Los mejores tratamientos para la depresión y la ansiedad en la
fibromialgia

La depresión y la ansiedad pueden adoptar diferentes formas en distintas personas, pero el estrés parece ser un disparador universal. Una sobrecarga de estrés físico y emocional puede agravar los síntomas depresivos.

Algunos de los más eficaces tratamientos para la depresión en la fibromialgia, tienen como objetivo aliviar el estrés persistente:

Tratamientos de relajación como masajes, talasoterapia y meditación guiada, pueden reducir el dolor y la tensión muscular, a la vez aliviar la tensión emocional.

Vea Más: talasoterapia

La biorretroalimentación (suministra información a la persona para que sea capaz de ganar elementos de control voluntario sobre las funciones corporales que funcionan de manera inconsciente) puede calmar con eficacia la mente y el cuerpo, mediante la enseñanza de cómo controlar sus procesos de su funcionamiento físico.

La terapia cognitivo-conductual para los trastornos del sueño, puede ayudar a disminuir la fatiga implacable de la fibromialgia. Un mejor sueño en la noche puede afectar directamente el estado de ánimo, la comodidad y la movilidad al día siguiente.

En ciertos casos, los medicamentos antidepresivos pueden ayudar a aliviar algunos de los síntomas emocionales, pero no hay cura universal.
Ciertas combinaciones de fármacos pueden tener efectos adversos y podrían crear dependencia, por lo que es importante tener en cuenta una serie de opciones de tratamiento.
Muchos pacientes que padecen fibromialgia reportan las mayores mejoras en el estado de ánimo y energía, después de usar un enfoque global de tratamiento de la depresión.
 

Deja un comentario