Fibromialgia: sugerencias útiles para sobrevivir una crisis/brote

Maneras eficaces de conseguir sobrevivir a una crisis de fibromialgia

Los síntomas de la fibromialgia pueden aparecer y desaparecer pero cuando recrudecen, se transforman en algo peor y muy serio.
La fatiga extrema, dolor en las articulaciones, sensibilidad en los músculos y el cansancio general, pueden modificar completamente su día y su vida. El empeoramiento de los síntomas por lo general tienen una causa distinta, y con el enfoque correcto se pueden tratar eficazmente.
¿Qué causa que los síntomas de la fibromialgia empeoren?
A pesar de que sienta que la fibromialgia tiene que ser la culpable, hay diversas condiciones que pueden agravar los síntomas.
Una enfermedad reciente o infección.
Algo aparentemente inofensivo como una picadura de insecto, o un procedimiento dental común, podrían llevar a complicaciones más graves que parecen los síntomas de la fibromialgia. La enfermedad de Lyme puede ser contraída a través de una picadura de garrapata y provoca debilidad, fatiga y fiebre. Las infecciones en los dientes y las encías también puede conducir a un diagnóstico erróneo. La diabetes cuenta entre sus síntomas con, hormigueo o entumecimiento en las manos o los pies, fatiga, dolor ardiente en brazos, manos, piernas y pies.




El hipotiroidismo.
⦁La tiroides es responsable del metabolismo, y cuando no está funcionando de manera eficiente, su nivel de energía puede caer en picada. Al igual que la debilidad y la fatiga común en la fibromialgia, la fatiga causada por las tiroides puede hacernos sentir impotentes e improductivos, pero a diferencia de los síntomas de la fibromialgia, el hipotiroidismo puede ser tratado muy fácilmente.
Deficiencia nutricional.
⦁Un desequilibrio de vitaminas o minerales puede provocar síntomas de fibromialgia, sobre todo cuando se trata de las vitaminas del grupo B.
La vitamina B1 y B6 hace de combustible a las células, por lo que una deficiencia da disminuye la energía.

Cómo aliviar la fatiga y detener la progresión de la crisis.

⦁Los tratamientos más eficaces siempre tratan la causa o raíz de su brote en lugar de los síntomas superficiales.
Toma estos pequeños pero poderosos pasos para restaurar tu energía, construir tu fuerza, y volver a tu estado normal:
Descansa más.
⦁Tal vez no descansamos lo suficiente para recuperar algo de energía, lo que puede provocar un estado permanente de fatiga y malestar general. Toma por lo menos dos descansos prolongados cada día, y una vez que tu cuerpo comience a responder positivamente irás añadiendo un poco de actividad leve.
Muchos pacientes con fibromialgia tienden a excederse con el ejercicio tratando de mejorar rápidamente, en cambio la paciencia y la práctica constante darán mucho mejores resultados en un plazo más largo.
Ten un terapeuta.
⦁El apoyo emocional es una ayuda muy grande en el manejo de la fibromialgia, pero a veces puede ser difícil de encontrar. Considera hablar con un terapeuta, o en un pequeño grupo que pueda compartir la sabiduría y la experiencia con un enfoque hacia la iniciativa y la capacidad para trabajar en tu condición.
⦁ Solicítale a tu médico la orden para análisis y así comprobar tus niveles de vitaminas y determinar si un suplemento ayudará a superar la fatiga y el malestar.
Trata de comer pequeñas cantidades de proteínas tres o cuatro veces al día, aportarán una fuente lenta y constante de energía que también te mantendrá saciado durante más tiempo. Hay muchos factores de estrés diarios que pueden contribuir al dolor y la fatiga, y que ni siquiera nos damos cuenta de que son los causantes.
A veces una semana muy ocupada, un niño enfermo, las vacaciones o una discusión, son suficientes para desencadenar un brote, por ese motivo si no sabes dónde está el problema, consulta tu agenda o, si llevas un diario de la fibromialgia, también léelo para comprobar cuál puede ser la causa del incremento de tu dolor y por supuesto a tu médico, así podrás determinar cuándo y qué podría estar detrás del aumento de tus síntomas.
¡Gracias por leernos!

Deja un comentario