¿Qué le diríamos a nuestro mejor amigo si tuviera Fibromialgia?

¿Cómo le va con la práctica positiva de la ‘auto-conversación’?

Este tema tal vez va a ser difícil para algunos y quizás imposible para otros.
Pero lo que nos decimos a nosotros mismos realmente afecta nuestra actitud general, nuestras circunstancias, y cómo se desarrollan nuestros días.
Pensemos en las palabras que nos ayudan a sentirnos seguros, apoyados, alentados, seamos nuestros mejores amigos. Anote esas palabras. Usemos esas palabras para pensar en lo que le podríamos decir a nuestro mejor amigo.
Usando las mismas palabras y frases, piense lo que podría decirse a sí mismo.
Si ha utilizado la palabra ‘amado’, podría decirse ‘soy amado’, ‘soy digno de ser amado’ o ‘soy digno de recibir amor’.
Sea amable con usted mismo. Usted es una persona increíble, maravillosamente, fuerte y perseverante.

No caiga en la tentación de decir cosas negativas sobre sí mismo.

Se sorprenderá de lo bien que se sentirá sobre la elección de palabras positivas, en vez del diálogo interno negativo. De la misma manera que ayudaría y sería compasivo con un amigo, hágalo para si mismo.
Ya nos han dicho suficientes palabras negativas, no necesitamos repetirlas para nosotros!.


Estas son algunas de las afirmaciones positivas para decirnos en voz alta todos los días:

Soy amado.
Estoy trabajando para estar más sano.
Soy fuerte.
Me perdono.
Merezco felicidad.
Estoy mejorando todos los días.
No tengo miedo.
Estoy feliz.
Tengo éxito.
Vivo la vida al máximo.
Soy alegre.
Estoy cada vez más fuerte.
Soy un sobreviviente.
Dios me guiará a través de este camino.
Tengo muchas bendiciones.
Desgraciadamente es tan común criticarnos a nosotros mismos…, por nuestro bien tenemos que empezar a hablarnos positivamente.
¡Eres fuerte y eres un vencedor!
Las palabras que nos decimos realmente impactan en nuestra actitud tanto para bien como para mal. Démonos una oportunidad.
Anotemos estas frases para que verlas todos los días. Compartamos alguna que nos ha ayudado en nuestra vida con la Fibromialgia.

Deja un comentario