Jóvenes con enfermedades crónicas. las cargas adicionales que deben sobrellevar

4. Los jóvenes a menudo no pueden completar su educación.
La universidad es la perspectiva de un mucho mejor empleo. Pero con una enfermedad  crónica, los jóvenes se ven obligados a abandonarla.
Los jóvenes con enfermedades crónicas  a veces tienen que pensar en otras alternativas cuando se trata de su educación. Están luchando con su enfermedad así que todo puede ser más difícil. Quizás la Oficina de Servicios de Discapacidad pueden ayudar con ideas y soluciones creativas, como un programa extendido o tomar clases online.
5. Los jóvenes ven a otros de su edad participar en actividades que están fuera de su alcance.
Una persona con espondilitis anquilosante de sólo 33 años escribió: sobre mí hay un montón de ojos observándome, no debería tener que pensar en este tipo de cosas. Mis padres a esta edad todavía estaban de fiesta y bebiendo cerveza. Esta era la edad de mi papá cuando nací. No creo que él se preocupara por los medicamentos que iba a tomar o no tomar.
Muchos jóvenes hablan de su estilo de vida anterior, activos caminantes, corredores de maratón, activistas sociales, o instructores de yoga.
Están frustrados, a veces muy enojados. Siempre… están tristes. Tienden a culparse a sí mismos por su incapacidad. Una y otra vez les decimos: «No es tu culpa.»
También los animamos a centrarse en lo que pueden hacer, y buscamos (en línea o personalmente) personas que tienen intereses similares.
Se requiere un esfuerzo, pero bien vale la pena.
6. Los jóvenes pueden ser estigmatizados por otros.
En los colegios los niños tienden a discriminar al que tiene algún problema que lo hace diferente. Ciertamente no tienen manera de encajar. Son estigmatizados.
7. Los jóvenes están agobiados por las preocupaciones sobre el futuro.
Por supuesto, la gente de todas las edades y estados de salud se preocupan por el futuro. 
Pero los jóvenes con enfermedades crónicas tienen años de preocupaciones relacionadas con la salud, que pueden incluir:
¿Qué pasará con mi salud en los próximos años?
¿Mi condición empeorará gradualmente?
¿Voy a estar cada vez más restringido en mis actividades?
¿Seré capaz de mantenerme a mí mismo?
¿Podré vivir de forma independiente o voy a depender cada vez más de mi familia?
Los animamos a hablar con los amigos, los médicos y la familia acerca de estos temas. Cuanto más apoyo tengan, mejor equipados estarán para planificar el futuro. La enfermedad crónica es una carga extra para los jóvenes.
Nuestro corazón está con estos jóvenes y sus familias en especial sus padres, que muchas veces terminan siendo sus cuidadores.
¡Gracias por leernos!
Imagen de: 

Deja un comentario