Fibromialgia, infórmate de un menú saludable con vitaminas y minerales.

Menú
 
Desayuno. 
La primera comida del día debe contener entre el 20 y el 25% de las calorías totales diarias.Puedes comenzar con un vaso de zumo natural y una pequeña cantidad de cereales integrales, y continuar con un vaso de leche (con algo de café, té o cereales para disolver) acompañado de una tostada con aceite de oliva.

Un desayuno que incluya los ingredientes básicos te asegurará poder hacer frente a tus tareas físicas e intelectuales. También se puede tomar varias piezas de fruta seguida de un tazón de leche.

Comida
Platos nutritivos y bajos en grasa es la base de una comida equilibrada. Pero debes asegurarte que contienen los carbohidratos (pan, pastas, arroz, legumbres, etc.) suficientes para obtener la energía necesaria.
Un plato de pasta o de verduras, seguido de una pieza de carne magra,puede ser la opción.

Prepara la comida en casa y evita los platos pre cocinados.


Cena.
Reserva las ensaladas (la lechuga ayuda a combatir el insomnio) y el pescado para este momento del día.La cena debe ser moderada y no copiosa para asegurar el descanso nocturno. No tomes alimentos grasos ni condimentados porque te provocarán molestias en el estómago y te impedirán tener un sueño reparador.

Radicales libres y antioxidantes.
Los radicales libres provocan la oxidación, envejecimiento y muerte prematura de nuestras células y los antioxidantes neutralizan este proceso.

Radicales libres.

Tienen una función positiva para nuestro organismo en cantidades moderadas, pero un exceso es perjudicial, asociándose, junto a otros factores, a la aparición de determinadas enfermedades, como puede ser el cáncer.
Su origen puede estar determinado por:
La contaminación atmosférica
Humo del tabaco

Herbicidas y pesticidas

Determinadas grasas como las frituras

Alimentos como los productos ahumados y asados en la barbacoa

 

Antioxidantes.
Actúan liberando electrones a nuestra sangre, son captados por los radicales libres y se convierten en moléculas estables.

En personas afectadas de neuropatías, se han  encontrado niveles disminuidos de antioxidantes.

Conviene tomar los siguientes antioxidantes:
Vitamina C: se encuentra en la fruta fresca, cítricos, fresas, cerezas y ciruelas. Determinadas verduras también son ricas en vitamina C como los pimientos verdes, las verduras de hoja verde oscura y la lombarda.
 
 
Vitamina E: está presente en las avellanas, las nueces, los gérmenes, las semillas y los aceites de pescado.

 
Betacaroteno: se encuentra en las zanahorias, los cítricos y vegetales de hoja verde oscura.

 
Selenio: mineral presente en el pescado, productos lácteos, cebolla, ajo, tomate, etc. Su carencia puede provocar debilidad y quizás tenga cierta responsabilidad en el dolor muscular.
 
Aporte de Calcio y Magnesio: Son dos minerales fundamentales en la dieta de la persona con fibromialgia.

El aporte necesario hay que consumirlo a través de los productos naturales pero, cuando no es posible, hay que recurrir a los suplementos.

Política de privacidad del uso de productos de Google

Deja un comentario