Medicina Funcional para tratar el dolor crónico y la Fibromialgia

En la medicina funcional el objetivo del médico es encontrar
las causas que alteraron el adecuado funcionamiento de
las funciones vitales del cuerpo y restablecer los mecanismos
de defensa y reparación para que logre nuevamente su estado
de salud.

Medicina funcional

Es una nueva ciencia que postula que la salud no deber ser sólo ausencia de enfermedad, sino vitalidad positiva.
Está basada en la prevención a través de la nutrición, la dieta y el ejercicio, el uso de pruebas de laboratorio y otras técnicas diagnósticas y la prescripción de una combinación de medicamentos y/o hierbas, suplementos, dietas terapéuticas, programas de desintoxicación y técnicas de manejo del estrés.
Teniendo en cuenta la integración de cuerpo, mente y espíritu, se propone como un nuevo modelo en el tratamiento de enfermedades crónicas. Una de cada dos personas en los países desarrollados sufre de enfermedades crónicas, lo cual representa el 80% del costo en salud. Por supuesto que esto es significativo pero más impactante es el costo individual de aquel que lo sufre, que es indescriptible.

¿Cómo podemos calcular el dolor y sufrimiento de aquellos que amamos, y la tristeza de perder su calidad de vida? 
Esta es una de las preguntas que se hace la Medicina Funcional, una ciencia nueva dedicada a prevenir y restablecer enfermedades, entendiendo cómo nuestros genes y otros factores marcan quienes somos. Cuando hablamos de Medicina Funcional primero tenemos que resaltar el concepto de Pensamiento Funcional
 
¿Qué significa esto? 
Significa estar ante un nuevo modelo en Medicina donde necesitamos abandonar el pensamiento convencional, el que nos dice que tenemos que tratar cada síntoma con una droga. Se trata de incorporar ideas nuevas y al mismo tiempo abandonar conocimientos viejos, lo más parecido a desaprender algunas cosas.
En este proceso es necesario entender cuáles son las causas de la enfermedad para poder restaurar las funciones, en lugar del simple alivio de los síntomas y para darle paso a conocimientos de avanzada que nos permitan resolver la complejidad de la enfermedad crónica. Se trata de incorporar conceptos nuevos y al mismo tiempo abandonar conocimientos viejos, lo más parecido a aprender cosas nuevas. 
A pesar de los innovadores tratamientos y sofisticados procedimientos, la rápida propagación de las enfermedades crónicas, ha comprometido la efectividad del sistema de salud de muchos países.
La respuesta es: lo que estamos haciendo no está funcionando. 
El modelo médico actual está enfocado al tratamiento de enfermedades agudas, y su objetivo es encontrar una píldora para cada enfermedad
Si bien puede resultar efectivo en los casos agudos, no funciona para las enfermedades crónicas.
¿Qué entendemos por enfermedades crónicas?
Son aquellas que no se curan que empeoran con el tiempo, desencadenadas por múltiples causas
Dentro de las más comunes podemos mencionar: diabetes tipo 2, enfermedades autoinmunes como artritis reumatoidea, osteoporosis, asma, depresión, autismo, hipertensión, demencia, fibromialgia, migrañas, etc. 
Por como está todo organizado tendríamos que acostumbrarnos a convivir con ellas, una propuesta muy costosa en términos monetarios y para nuestra salud, donde la única alternativa es una camino hacia una vejez frágil, no saludable, usando nuestro tiempo en visitar al médico y tomando remedios.
Si bien estas enfermedades no nos acortan la vida, nos imponen una carga de dolor y limitación que nos resta calidad de vida y nos impide disfrutar de nuestra vejez extendida, en su total dimensión.
 
Esto no debe suceder. 
La ciencia médica cuenta en la actualidad con herramientas revolucionarias para evitar estas enfermedades debilitantes. Si no podemos entender las causas que nos enferman, no podemos encontrar la solución y es en esa búsqueda en donde la Medicina Funcional es protagonista y abre nuevos caminos.
Cuáles son los principios de la medicina funcional
1 – Cuidado centrado en el paciente, y no en la enfermedad.
2 – Identificación de la salud como vitalidad positiva, y no sólo la ausencia de enfermedad.
3 – Individualidad bioquímica.
4- Balance dinámico entre factores externos e internos (factores genéticos, ambientales, etc.).
5- Considerar al individuo en su totalidad: cuerpo, mente y espíritu, para un completo tratamiento.
6 – Promover no sólo el incremento del tiempo de vida, sino el tiempo de vida con óptima salud.
Todos los cambios son difíciles y las nuevas ideas suelen encontrar muchos opositores, especialmente cuando nos sacan de la zona de confort que venimos transitando. Pero llegó el momento en que es necesaria una transformación radical que conduzca a una vida realmente saludable.
Se debe trabajar profundamente para lograr que los pacientes entiendan cómo los estilos de vida, la dieta y el medio ambiente influyen en nuestra genética y determinan cómo nos vemos, actuamos y sentimos, haciéndolos parte de esta transformación en el cuidado de la salud. 
Así es que no hay un tratamiento único sino múltiples opciones según las necesidades de cada paciente.
Se debe trabajar en la motivación y compromiso de quien busca una solución para sus dolencias, poniendo especial fuerza en la importancia de los cambios de estilos de vida. 
Si cambiamos nuestros estilos de vida de determinada manera podemos restaurar el balance en nuestro organismo, y de esta forma afectar positivamente nuestra salud o enfermedad.
Somos seres humanos muy particulares y nos distinguimos por nuestras habilidades que están escritas en nuestro libro de vida. Lo que podemos hacer es ajustar nuestro estilo de vida, dieta y medio ambiente para aumentar este potencial tan único. 
No hay una mejor o peor genética, lo único superior es el estilo de vida. Si nos proponemos para el siglo XXI un modelo médico de calidad, debemos reconocer y ratificar modelos clínicos más efectivos y exitosos. 
Una forma de hacerlo es enfatizar la educación médica, capacitando a los profesionales en la prevención y tratamiento de enfermedades crónicas y creando en la población conciencia de todo lo que podemos hacer para mejorar nuestra salud.
‘ANTES’ DE TOMAR CUALQUIER MEDICAMENTO, HIERBA MEDICINAL, O SUPLEMENTO DEBE CONSULTAR CON SU REUMATÓLOGO, MÉDICO CLÍNICO Y/O NEURÓLOGO!
Nota: Fibromialgia, Dolor Invisible, es solamente una página de noticias e información sobre la fibromialgia y otros temas de salud. No ofrecemos asesoramiento médico, diagnóstico o tratamiento. No pretendemos sustituir el asesoramiento médico profesional, diagnóstico o tratamiento. Siempre busque el consejo de su médico, ante cualquier pregunta que pueda tener con respecto a una enfermedad. Nunca ignore el consejo médico o demore en buscarlo debido a algo que ha leído en este sitio web


Información extraída de:

Clarín buena vida

Imagen de: Meridians.es  

Política de privacidad del uso de productos de Google

1 comentario

  1. Felicidades por tus artículos, quisiera compartirlos, pero no pones la fuente o las fuentes. Es posible mencionarlas?
    Muchas gracias
    Edith paciente de Fibromialgia

Deja un comentario