1 síntoma vergonzoso en la Fibromialgia, ¿por qué sudamos demasiado?


Sudar es saludable. En general esto es así, pero no lo es, si usted es uno de las muchas personas diagnosticadas con hiperhidrosis.

La hiperhidrosis es la sudoración anormal y excesiva que no está necesariamente relacionada con el calor o el ejercicio. Puedes sudar tanto que se te empapa la ropa o gotean tus manos. Además de interrumpir las actividades diarias normales, este tipo de sudoración intensa puede ocasionar ansiedad social y vergüenza.

Con frecuencia la hiperhidrosis no se diagnostica.
Sudar es involuntario y normalmente ayuda a controlar y equilibrar la temperatura corporal. El cuerpo suda para enfriarse y eliminar productos de desecho. Pero las personas con hiperhidrosis sudan más de lo necesario para regular la temperatura corporal.
También para una persona ansiosa tan solo pensar en saludar dándole la mano a alguien, puede humedecer sus palmas, sus axilas o incluso sus pies.
 
En algunos casos, la hiperhidrosis sucede en todo el cuerpo.
La sudoración excesiva puede generar ansiedad e incomodidad, sobre todo en reuniones sociales. Puede ocurrir en cualquier momento, incluso cuando el cuerpo no necesita enfriarse. Ciertos alimentos, la nicotina y la cafeína pueden empeorar la afección.
Con frecuencia, esta alteración suele iniciarse en la infancia o la pubertad y generalmente dura toda la vida si no se realiza el tratamiento correspondiente.
Existen dos tipos de hiperhidrosis: de la cual se desconoce la causa específica o secundaria a infecciones, neoplasias y medicamentos, entre otros.

Tratamiento farmacológico

Algunos casos de hiperhidrosis pueden corregirse con tratamientos farmacológicos.

El tratamiento inicial de la sudoración excesiva es tópico, con fármacos anticolinérgicos, como el bromuro de glicopirronio, y los preparados astringentes y curtientes, como el cloruro de aluminio, el glutaraldheído o el ácido salicílico. El mecanismo de actuación es el cierre del conducto de las glándulas sudoríparas. Se deben aplicar por la noche y con la piel seca.

Una segunda opción farmacológica en algunos tipos de hiperhidrosis son los tratamientos sistémicos: bromuro de propantelina, tranquilizantes y sedantes, como clonazepan o diazepan, y los antagonistas del calcio, como el diltiazem.

Toxina botulínica
Indicada para determinados casos de sudoración intensa en manos o axilas. La administración de este fármaco produce un bloqueo selectivo en la acción de la acetilcolina sobre las glándulas sudoríparas, disminuyendo la producción de sudor. Primero se realiza un test para conocer qué áreas son las que más sudan y así actuar de manera más selectiva, evitando efectos secundarios.

Imagen de: Dr. Beckmann

Deja un comentario