¿Cómo conseguimos sobrevivir con la Fibromialgia a cuestas?

A medida que mi salud se ve afectada con los cambios del clima, recuerdo las lecciones que la fibromialgia, me ha enseñado durante el tiempo que la tengo.


La más importante que aprendí y a veces tengo que recordarlo, es tener paciencia. Es importante no sólo para ayudar a ordenar mis pensamientos, sino para evitar que aumenten las famosas hormonas del estrés

El estrés aumenta el dolor, la depresión, la ansiedad, y las funciones del sistema nervioso autónomo relacionadas frecuencia cardíaca, sistema gastrointestinal.
Intente concentrarse en la paciencia y practicarla cuando otros no comprenden la fibromialgia. Tratar de tener paciencia al lidiar con la obra social, o al tener que volver a explicar su situación a un nuevo médico. 
También tratemos de tener paciencia con nosotros mismos cuando tenemos dificultades para recordar palabras, insomnio, o nos sentimos molestos porque el cuerpo no responde como quisiéramos.
Otra lección que aprendemos a lo largo de los años, es la importancia de permanecer positivos. Con tantos desafíos que nos da la fibromialgia, uno puede tratar de aferrarse al aire para encontrar algo remotamente positivo.
Cuando una persona se siente abrumada y tiene poco control sobre una situación, el estrés y las emociones negativas pueden surgir fácilmente. Si modificamos la manera de pensar podemos conseguir hacer una gran diferencia. 
No hay nada más estresante que los días en que la niebla cerebral y la dificultad para encontrar palabras, se apoderan de nosotros. Aprendamos a realizar algunas respiraciones profundas, tomándonos un tiempo para observar la belleza que hay a nuestro alrededor, con el fin de evitar deprimirnos. Sentirse lo suficientemente bien como para ir a hacer una compra a algún lugar cercano, o jugar con la mascota nos levanta el ánimo. 
Disfrutar de las vistas y los sonidos durante la primavera, o en un día de verano, también son vigorizantes. Incluso durante los meses más fríos, calentarnos frente al fuego y bebernos un chocolate caliente, nos puede reconfortar muchísimo. 
La creación de un nuevo estilo de vida, nos da cierta calidad de vida, es un proceso continuo. A través de esta transformación, ganamos una fuerza interior que nos ayuda a enfrentarnos a personas insensibles e irrespetuosas. 
Somos parte de un gran grupo de personas que sufren de fibromialgia. Compartimos la misma enfermedad, pero ganamos fuerzas al saber que tenemos el apoyo de otros que pasan por lo mismo que nosotros.

Nota: Fibromialgia, Dolor Invisible, es solamente una página de noticias e información sobre la fibromialgia y otros temas de salud. No ofrecemos asesoramiento médico, diagnóstico o tratamiento. No pretendemos sustituir el asesoramiento médico profesional, diagnóstico o tratamiento. Siempre busque el consejo de su médico, ante cualquier pregunta que pueda tener con respecto a una enfermedad. Nunca ignore el consejo médico o demore en buscarlo debido a algo que ha leído en este sitio web

Por: B. Cetina

Imagen de: Maggie Diaz

Política de privacidad del uso de productos de Google

Deja un comentario