Soy mamá y tengo Fibromialgia. ¿Qué puedo hacer?

Como madre, sé que se siente culpa cuando no puedes asistir a los juegos de fútbol de tu hijo o al recital de ballet de tu hija. 

Deseas ser una buena mamá, una mamá normal, poder asistir al juego de tu hijo o al recital de ballet de tu hija, pero no depende de ti, sino de la fibromialgia y los planes que tenga ella para tu día.

Veamos algunas maneras de evitar la culpa y ser la madre que deseas dentro de tus limitaciones actuales.

Si no puedes asistir a la escuela o a un evento deportivo, pídele a alguien de las personas que concurran que lo filme, así después lo ves junto a tus hijos. Demuéstrale a tu niño lo orgullosa que estás de él o ella y disfruten de ese momento juntos. No es lo mismo que estar  presente en el evento, pero al menos estás creando recuerdos juntos viendo el video.
Necesitas librarte de la culpa que viene de la palabra debería’. Sé que las mamás realmente se especializan en sentirse culpables y la fibromialgia aumenta esa sensación. 
‘Debería’ ser capaz de hacer galletas para esa venta de pasteles. ‘Debería’ poder acompañarlos a esa excursión. ‘Debería’ poder llevar a mis hijos al parque, un picnic, camping, esquí, o a esa fiesta de cumpleaños a la que tanto desean ir. 

Tira tus ‘debería’ donde pertenecen: a la basura.
Explícale a tus hijos por qué no puedes hacer ciertas actividades, pero también diles que harás arreglos para que otra persona los lleve. 
Si los síntomas de la fibromialgia te han confinado a la cama o al sofá, tal vez puedas leerle a tus hijos, hacer que hagan la tarea cerca tuyo para que poder ayudarles si es necesario, disfrutar juntos de una película, o su programa de TV favorito. Tus hijos necesitan saber sin duda que son amados y que disfrutas de estar con ellos.
Asegúrate de que tus hijos entiendan correctamente que aunque estás enferma, no es una enfermedad por la cual morirás. Hazles saber que tu enfermedad no tiene absolutamente nada que ver con ellos. Que no hicieron nada para provocarla. Ayúdalos a disfrutar de su infancia al máximo posible. No necesitan quedarse en casa sólo porque tú no estás en condiciones de acompañarlos. Recuérdales que cuidar de ti no es trabajo de ellos, no tienen porqué preocuparse por ese motivo.
Si sólo puedes asistir a una parte de un evento, pregunta a tu hijo sobre cuál considera él que es el momento más importante, para ir a esa hora. Si es un evento en el interior, lleva un cojín o lo que sea necesario para estar lo más cómoda posible. Si es al aire libre, lleva una silla cómoda, protector solar y una botella de agua. 
Pídele a tu hijo que te cuente los detalles que te perdiste si tuviste que irte temprano. 
No dudes en crear un equipo de familiares y amigos que estén dispuestos a ocupar tu lugar para llevar a los niños a sus actividades, incluso aunque sea en el último minuto. Ese es un detalle importante debido a lo impredecible que es la fibromialgia.
Haz una lista de actividades que te sientas capaz de hacer con tus hijos. Que ellos elijan una para hacerla juntos. Estas actividades podrían incluir ir a tomar un helado, al cine, dar un paseo en bicicleta, o ir al parque.

Participa en los grupos disponibles en Facebook, WathSapp, Instagram, Telegram, etc.
Crear tu, o únete a un grupo de mamás con fibromialgia en Facebook, como Mommies Fighting Fibro. Hablar con otras mamás que entiendan y pasen por situaciones similares es realmente liberador. Pueden ofrecerte ideas que puedas aplicar y sus propias experiencias de las que puedas tomar lo que te resulte más práctico. Incluso puedes hacer nuevas amigas.

Recuerda que tus hijos te aman y entienden más de lo que a veces creemos. Mantén las líneas de comunicación abiertas y trata de escuchar con el corazón, no tomes tus frustraciones personalmente, ¡tu no tienes la culpa de tener fibromialgia!. 

Política de privacidad del uso de productos de Google

Deja un comentario