9 trucos para afrontar la fibro-niebla

Uno de los síntomas más frustrantes al convivir con una enfermedad crónica es la niebla cerebral. 

Hay medicamentos para tratar muchos síntomas de las enfermedades crónicas, pero lamentablemente todavía no hay una píldora que quite la niebla del cerebro. 
Pero hay maneras de lidiar con ella para que los pacientes puedan minimizar sus efectos y llevar una vida normal.

Hemos elaborado una lista de 9 maneras de ayudar a controlar la niebla cerebral.
1- Anotar todo
Todo el mundo olvida las cosas de vez en cuando, pero tener niebla cerebral a menudo significa olvidar fechas importantes y ocasiones. Mantén una lista de tareas pendientes, y un calendario en una ubicación muy visible, o utiliza un diario en línea, para realizar un seguimiento de lo que tiene que hacer cada día. Hay muchas aplicaciones móviles que también pueden ayudar con la organización.
2- Ejercitar el Cuerpo
El ejercicio ofrece la posibilidad de alejarse de todas las cosas habituales que ocupan la mente. 
También puede mejorar el sueño, que a su vez puede mejorar las habilidades cognitivas.
3- Ejercitar la mente
Tómate el tiempo para hacer ejercicios desafiantes como crucigramas, sudoku y puzzles, o aprender un nuevo idioma. 
Además, tener un hobby te mantendrá la mente centrada en algo positivo.
4- Elige la hora correcta del día
Ya sea una alondra matutina o un búho nocturno, todos tenemos ciertos momentos en los que nos sentimos más alertas. 
Elige una hora del día cuando tu concentración está al máximo, para hacer las tareas difíciles y complejas.
5- Come una dieta saludable para el cerebro
Come muchas grasas buenas para la salud del cerebro, como nueces, aguacates, aceite de coco y alimentos ricos en omega-3.
6- Descansa bien
El sueño de calidad y los descansos de restauración (cuando es necesario) pueden mejorar drásticamente la salud cognitiva.
Trate de mantener una rutina para la hora de acostarse y el tiempo de vigilia, incluso el fin de semana, para así promover un buen patrón de sueño.
7- Mantén tu vida en calma
No exageres. Pide ayuda cuando sea necesario e intenta descansar lo más posible para conservar la energía. Participa en actividades calmantes como dar un paseo por un lugar tranquilo, leer un libro o escuchar música.
8- Organiza tu hogar y tu espacio de trabajo
Reorganiza tu espacio dónde vives y trabajas, para que todo lo que necesitas regularmente, sea fácilmente accesible. Esto puede ayudar a conservar la energía y proporcionar tranquilidad.
9- Planea por adelantado
Si la niebla del cerebro es peor a primera hora de la mañana, poniendo a lavar la ropa la noche anterior será una cosa menos de que preocuparse en la mañana. 
Ordena los remedios en un pastillero diario de medicamentos para que sepas la hora en que los debes tomar y puedas asegurarte de que no se te olvidó de tomarlos (o no los tomes más de una vez).

Deja un comentario