Maravilloso descubrimiento para tratar la Artritis y la Artrosis

¿Un tejido impenetrable?

El cartílago es uno de los pocos tejidos humanos que no cuenta con suministro de sangre. 
Hasta la fecha creíamos que sólo algunas pequeñas moléculas solubles podían pasar del líquido sinovial al cartílago para nutrir a las células que lo forman.
Se pensaba que el cartílago era impenetrable para otras células y pequeñas estructuras, lo que limitaba enormemente nuestra capacidad para tratar las enfermedades vinculadas a su desgaste.
Lo que han descubierto los científicos ingleses es que las microvesículas producidas por cierto tipo de leucocitos, pueden penetrar en el cartílago para proteger a las células del mismo. 
Una vez dentro, promueven su regeneración. Los investigadores lograron detectar el fenómeno gracias a microvesículas fluorescentes, que permitían observar su migración hacia el cartílago.
El siguiente paso fue bastante obvio: si las microvesículas son capaces de regenerar el cartílago, basta inyectar éstas en las personas con problemas en las articulaciones para proteger sus tejidos. 

Una estrategia muy prometedora
En el transcurso de la investigación, los científicos descubrieron que las microvesículas que protegen el cartílago contienen una proteína que es la verdadera responsable de su reparación, pues contiene importantes propiedades antiinflamatorias.
Las personas sanas que sufren inflamación en las articulaciones cuentan con estas microvesículas para prevenir la muerte de las células del cartílago, y estimular la producción de más tejido, pero los investigadores creen que los pacientes de artrosis y artritis reumatoide, no cuentan con las suficientes para defenderse de la inflamación, lo que provoca un desgaste irreversible del cartílago.
Los autores de la investigación trabajan ya para crear una terapia que permita utilizar las microvesículas de los propios pacientes para transportar dicha proteína al cartílago. 
Para ello “bastaría” con extraerlas de otras partes del cuerpo, cargarlas con esta proteína, e introducirlas en el líquido sinovial, para que pasen de allí al cartílago.
Al contrario que los fármacos utilizados hasta ahora para paliar los síntomas de la artritis y artrosis –esteroides, analgésicos, y antiinflamatorios– las microvesículas no parecen tener ningún efecto secundario y además, no se limitan a reducir el dolor: realmente reparan las articulaciones, del mismo modo que lo hace el cuerpo de las personas sanas.

¡GRACIAS POR LEERNOS!

Por: Miguel Ayuso

Publicado por irmizza

Tengo fibromialgia desde hace muchísimos años, debido a la poca información seria que encontraba respecto al tema, hace 9 años comencé un Blog en el cuál fui publicando información seria, de fuentes confiables. Esta es la función de mi sitio web, informar y ayudar a los pacientes de fibromialgia.

Deja un comentario

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad
A %d blogueros les gusta esto: