Los síntomas insólitos de la Fibromialgia, mucho calor, excesivo frío… ¿Qué podemos hacer?

Cómo hacer frente a la fluctuación de la temperatura corporal

La mayoría de los que sufren de fibromialgia están familiarizados con los calor repentino, los sudores nocturnos y las incómodas fluctuaciones de temperatura que pueden afectar de repente, e interferir con todo.
Fibromialgia y la sensibilidad al calor y al frío
Con fibromialgia, la temperatura corporal volátil no indica fiebre y los sofocos o escalofríos se presentan sin ningún otro síntoma.
Muchos pacientes con fibromialgia también tienen hipotiroidismo, lo que significa que la tiroides no funciona tan bien como se supone que debería, lo que lleva a la sensibilidad a la temperatura, por suerte, este problema de salud tiene tratamiento, el uso diario de la hormona tiroidea sintética levotiroxina.

Los investigadores descubrieron que los participantes de fibromialgia tenían nervios sensores de temperatura adicionales a lo largo de los vasos sanguíneos especiales de la piel llamados derivaciones AV, éstas  están en tus manos, pies y cara. Su trabajo es ajustar el flujo sanguíneo en respuesta a los cambios de temperatura. Como cuando hace mucho frío, tus mejillas se ponen rosadas y tus dedos se ponen rojos. Esto se debe a que las derivaciones AV dejan entrar más sangre, tratando de mantener calientes las extremidades.

Este es el primer estudio que analiza cómo esto está involucrado en nuestra enfermedad, por lo que no sabemos con certeza si es correcto. Pero, es una dirección interesante para ser más investigada, y una explicación que parece tener mucho sentido.
Estrategias para afrontar los sudores nocturnos y los sofocos de la fibromialgia
Los momentos repentinos de calor o frío pueden interrumpir su sueño, la rutina diaria, así que trate de tener un buen plan de acción:
Relájese con el entrenamiento autogéno AT(una técnica de relajación basada en la autosugestión). Hay técnicas específicas pueden ayudarle a controlar las respuestas fisiológicas, como la presión arterial y la temperatura corporal. La técnica consiste en seis ejercicios estándar para promover la relajación profunda, que se aprenden en el transcurso de varias semanas o meses, y se usan regularmente en momentos de estrés físico o emocional. 


Estar preparado
Puede parecer obvio, pero tener capas de ropa adicionales para el calor o el frío.
Mantenga una manta térmica y una chaqueta en su coche si es propenso a los escalofríos, y es buena idea llevar un paquete de hielo, o una botella de agua congelada, para que pueda calmar cualquier sofoco que sienta durante el día.
Entrar en la tina
La clave para regular la temperatura de su cuerpo con seguridad y eficacia, es bajarla gradualmente o subirla de la misma manera, si siente frío. Una gran manera de volver a una temperatura cómoda es con un baño de tibio a caliente. 
Dormir con capas
Lo único peor que despertar sudado, es tener que levantarse para quitarse incómodamente pijamas abrigados o mantas pesadas.
Prepárate antes de acostarte, haciendo la cama en varias capas y vístase con ropa suave y aireada. Cuanto más fácil pueda quitar una capa cuando siente calor, mejor podrá conseguir una noche de sueño decente, sin demasiadas interrupciones.
La intolerancia al frío puede ser causada por otras enfermedades aparte del hipotiroidismo, como anemia, anorexia nerviosa, problemas de los vasos sanguíneos, como el fenómeno de Raynaud.

La intolerancia al calor puede ser causada por: anfetaminas u otros estimulantes, como los que se encuentran en los anorexígenos o supresores del apetito, ansiedad, menopausia, exceso de hormona tiroidea (tirotoxicosis).

Una vez que su médico se haya asegurado de que no hay ninguno de estos síntomas para tratar, pueden trabajar juntos para crear un plan que incluya medicamentos, terapia conductual, y diferentes estrategias, para mantener su comodidad física.
Imagen de: Blogs uned
CFS & Fibromyalgia
Última actualización: 04/2020 

Deja un comentario