5 prácticos tips para sobrevivir al invierno con nuestra Fibromialgia

El invierno es probablemente la estación más temida, por las personas con enfermedades crónicas dolorosas, como la Fibromialgia. 

Ya que el clima frío puede aumentar el dolor y, a la vez, afecta el estado de ánimo.
Hay varias teorías sobre por qué el cambio al invierno aumenta el dolor, por ejemplo:
-Se favorece un cambio en el ciclo del sueño y el reloj interno.
-El cuerpo crea más citoquinas,
(son  responsables del crecimiento y la diferenciación de distintos tipos de células)
-Durante el invierno muchas personas pasan por el trastorno afectivo estacional, un tipo de depresión que también podría aumentar el dolor.
-Los músculos se tensan más con el frío.
-Las personas evitan salir al exterior, con lo que se tiene menor actividad física y empeora la condición.
Si tienes Fibromialgia y sufres mucho dolor en estas épocas, te brindamos 5 prácticos tips que te ayudarán a sobrevivir al invierno:
1.  Utiliza objetos para mantener el calor. 
Existen algunos objetos que puedes utilizar en tu vida diaria y te permitirán controlar el dolor durante el frío del invierno, por ejemplo:
Un calefactor ambiental, un colchón o almohadillas con calefacción, mantas térmicas, ropa térmica, gorros, dobles calcetines, guantes, etc.
Si no puedes mantenerte dentro de casa, lleva contigo un calefactor a tu lugar de trabajo, existen modelos prácticos y pequeños que puedes transportar con facilidad.
 
2. Mantente en movimiento. 
El ejercicio es una de las mejores maneras de mantener controlados los síntomas de fibromialgia, y dejar de hacerlos puede empeorarlos.
Si no quieres salir de tu casa, busca un plan de ejercicios que puedas hacer en casa, como Yoga o Pilates.
3. Usa ropa de lana.
Usando ropa de lana , almohadas de lana, ropa de cama de lana (y todo lo que puedas de lana) puedes reducir considerablemente el dolor de fibromialgia.
Un estudio publicado en ‘La Revista de Medicina Alternativa y Complementaria’, encontró un descenso del 84% del dolor en los pacientes con fibromialgia que utilizaban lana, frente a los que no lo hicieron, además de que mostraron una mejor calidad de sueño, debido a que permanecían en una temperatura corporal constante y equilibrada.
Si no quieres usar ropa de lana asegúrate de vestirte adecuadamente para el invierno: varias capas de ropa, botas aislantes, calcetines cálidos, etc.
 
4. Procura bañarte por las noches. 
Los cambios bruscos de temperatura pueden ser muy perjudiciales para las personas con fibromialgia, asegúrate de que cuando te bañes no salgas en seguida a corrientes de aire o clima frío; hazlo en la noche justo antes de meterte a la cama para que te mantengas caliente.
 
5. Mantén bien iluminada tu casa.
Si eres de las personas que sufren del trastorno afectivo estacional, esto te puede ayudar mucho.
La causa exacta de este trastorno no se entiende completamente, pero se cree que está relacionado con la exposición reducida a la luz solar durante los días más cortos del año.

Deja un comentario