Fibromialgia viajes en avión, 5 consejos útiles para evitar una crisis.

Un factor agravante común para los enfermos de fibromialgia es el transporte aéreo. 

La fibromialgia es una enfermedad crónica caracterizada por dolor generalizado en músculos, nervios y ligamentos. 
Sin embargo, si tienes que viajar en avión, hay cosas que puedes hacer para minimizar las molestias y defenderte de una crisis de fibromialgia.
Causas
Viajar en avión puede aumentar los síntomas de fibromialgia debido a la deshidratación, la mala circulación del aire, estar sentado en la misma posición durante demasiado tiempo, los cambios en la presión atmosférica o los cambios de altitud.

Náuseas y dolores de cabeza por migraña
Entre el 40 y el 70 por ciento de los pacientes con fibromialgia sufren de náuseas ocasionales o crónicas, que pueden ser agravadas por el movimiento y vibración de la circulación de aire en un avión. 
Las migrañas, que son un síntoma común de la fibromialgia, pueden ser un efecto secundario de los viajes aéreos y contribuir a la náusea extrema.
Dolor muscular
Los dolores musculares generalizados y especialmente el dolor de espalda pueden afectar a los viajeros aéreos debido al tiempo excesivo que pasan sentados en una  posición apretada. 
Este dolor será particularmente severo para un paciente de fibromialgia.
Trastorno de la articulación temporomandibular
Estar sentado por mucho tiempo también pueden agravar el trastorno de la articulación temporomandibular, que es un efecto secundario común de la fibromialgia.
Manejar los síntomas
Ve preparado.
Puedes ser capaz de detener una crisis de fibromialgia tomando algunas sencillas precauciones. 
1.  Lleva una almohada de apoyo lumbar y apoya-cabeza. 
2.  Mantente hidratado bebiendo mucha agua.
3.  Habla con tu médico sobre las precauciones del viaje
4.  Y cualquier medicamento que pueda ayudarte a evitar las náuseas y el dolor.
5.  Asegúrate de que todos los medicamentos necesarios están a tu alcance.

Deja un comentario