Crisis frecuentes en la Fibromialgia ¿qué hacer para evitarlas?

 
 

¿Cómo evitar las cosas y situaciones que desencadenan los episodios graves o al menos mitigarlos? Un paso crucial para evitar las crisis o hacerlas más leves, es desarrollar una comprensión básica de qué podría desencadenarlas.

Con ese conocimiento podríamos ser capaces de evitarlas o por lo menos, minimizar su intensidad.

 

Estrés

El estrés puede hacer mucho daño en una persona sana y más aún en quien tiene fibromialgia. Los factores de estrés pueden ser algo tan simple como planear una cena especial para la familia, calcular nuestros impuestos o prepararnos para una reunión de trabajo.
El estrés sucede y comprender cómo puede desencadenar brotes, proporcionará una mejor interpretación de cómo mitigarlo cuando tenemos una crisis.

Eventos especiales
Cuando hay un evento especial, como una reunión familiar, una boda, vacaciones, etc., la energía adicional que necesitamos para planificar, implementar o incluso participar en el evento, puede llevarnos a un episodio grave.

 

Una pizca de prevención
Este consejo es invaluable para cualquier persona que haya tenido que lidiar con los efectos crueles de un brote de Fibromialgia
Hay cosas que puede hacer para evitar recaídas frecuentes:
Aprenda a reducir los niveles de actividad.
Tenga períodos de actividad más cortos y sea realista al establecer su horario cada día.
 
Descanso
Si aprende a tomar descansos programados durante su rutina diaria, es probable que pueda evitar los brotes.
 
Tenga un diario de su fibromialgia. 
Mantener registros de cómo se siente durante ciertos días, eventos, después de ciertos alimentos, después de algunas actividades, puede ayudarle a crear un plan exitoso para evitar futuros brotes.
 
Hacer ajustes mentales. 
Con el fin de desarrollar nuevos hábitos, es importante definir las expectativas respecto a quién es ahora y quién solía ser.
 
Escuche a su cuerpo. 
Con el tiempo, usted comienza a reconocer las señales de su cuerpo. Escúchelo y no lo fuerce.
 
Levántese. 
Sea su mejor animador y defensor, poniéndose de pie para sí mismo.

El tesoro de la soledad. 

Trate de tener un tiempo en soledad, un espacio para recargar sus baterías. 
El tiempo de soledad, no siempre significa descansar o dormir puede ser leer un libro, escuchar música, tomar un baño de burbujas o simplemente tener momentos tranquilos de meditación o reflexión.
 
Diviértase. 
No permita que el dolor, la fatiga o las limitaciones le impidan ser usted mismo, realice las cosas que le gustan…
 

ANTERIOR:

 

 

 

 

 

Política de privacidad del uso de productos de Google

1 Comment

Deja un comentario