Como sobrevivo a la Fibromialgia y la depresión

Cuando estaba con un bajón del ánimo le solía decir a quién me preguntaba que me sucede: que era por algún problema físico. 
Eso era más fácil que tratar de explicar la depresión a alguien que nunca la había experimentado. 
Si tenía que explicar el porqué real de mi estado de ánimo el desafío que tenía por delante era cuando me preguntaban: «¿Porqué razón estás deprimido?» ¡Como si la depresión fuera «sobre» algún motivo! 

La Clínica Mayo define la depresión, también conocida como trastorno depresivo mayor, como «un trastorno del estado de ánimo que causa una persistente sensación de tristeza y pérdida de interés». 
No es una debilidad, y no se puede simplemente «dejar dejar a un lado». Las causas son tan diversas como los síntomas.
Los síntomas varían de persona a persona. 
Lo más común para mí es el insomnio, fatiga, la pérdida de interés en las cosas que solían ser placenteras, dificultad para tomar decisiones, pérdida de apetito y el aumento de la gravedad de los problemas físicos. 
Otras personas experimentan exactamente lo contrario de estos síntomas, además de otros no enumerados aquí.
Algunas personas deprimidas son capaces de tolerar uno o más de los medicamentos recetados para tratar esta cuestión. 
Otros dependen de suplementos naturales como el Sam-e, la hierba de San Juan y 5-HTP. 
Para mi desgracia, no soy como ellos. Mi sistema digestivo es intolerante a todos. 
Sabiendo esto, hago un esfuerzo extra para obtener la terapia de mi dieta nutricional recomendada por el médico. Consigo la vitamina B6 en la forma de patatas cocidas al horno, aguacates, plátanos, y pechuga de pollo. Estos son los alimentos básicos de mi dieta. 
Consigo Omega-3 del salmón y anchoas. 
Una ensalada diaria proporciona ácido fólico. También logro tolerar una dosis de vitamina B-12 líquida una vez por semana. 
Y como chocolate negro todos los días. La comida que como ¿mejora mi depresión? Es difícil saberlo. Pero no voy a alterar mi dieta para comprobar si la teoría es cierta o no.
Con el tiempo he descubierto que algunas actividades me ayudan a sentirme mejor. Tres que hacen una gran diferencia para mí son, el ejercicio, estar a la luz del sol, y estar con otras personas. Trato de practicarlos todos los días. 
Cuando el dolor o la fatiga están en la cima, el ejercicio es un desafío. Si no puedo hacer la caminata de 30 minutos, es lo que prefiero, trato de encontrar una actividad (aunque no sea muy atlética), que pueda hacer durante 10 minutos a la vez, tres veces durante el día. 
Podrían ser algunos movimientos de baile copiados de la TV o escuchando mi música favorita.  Estiramientos de yoga en el suelo. También una rutina de equilibrio tan simple como estar de pie en una pierna a la vez, utilizando una silla como apoyo. 
Incluso esta cantidad mínima de esfuerzo ayuda a mejorar mi estado de ánimo.

La luz del sol también hace una gran diferencia. Es la principal razón por la que me mudé al soleado sur de California, desde el estado de Nueva York (no tiene muy buen clima). 
Aunque nunca oficialmente diagnosticado, sufrí de trastorno afectivo estacional (TAE) mientras vivía allí. 
Anualmente, caía en depresión a principios del otoño, y no volvía a sentirme bien hasta mayo
Muchos neoyorquinos piensan que la nieve es hermosa. Para mí, era un desagradable recordatorio de días tristes, y sentimientos desdichados.
Aquí, en mi nueva ubicación, encuentro que una hora al día en el sol, siempre disponible, hace una gran diferencia en mi estado de ánimo, y también mejora mi capacidad para dormir. 
En los días buenos, camino bajo el sol durante 30-45 minutos. Puede ser todo lo que puedo lograr ese día, pero les aseguro que me sentiré más positiva sobre cualquier otra cosa que haga. 
Por último, pero lejos de ser importante, estar con otras personas es útil para mi depresión. Sólo arreglarme y ponerme presentable para el mundo exterior, puede ser toda una tarea. Y no siempre es fácil sonreír y pretender estar interesado en la vida. Pero ver la diferencia que estar con otras personas hace en mi humor, es totalmente digno del esfuerzo que significa para mí.
Una vez más, cada persona es diferente. Necesité años de experimentación para descubrir qué me ayuda, y qué no. 
¡Y todavía estoy aprendiendo! Te animo a hacer tu propia lista de experimentos. 
Prueba cualquier cosa, y todas las cosas. No dejes de buscar hasta que encuentres lo que funciona para tí. 
Y cuando se trata de explicar la depresión, yo ni siquiera lo intentaría (es un consejo basado en mi experiencia).

¡Gracias por leernos!


Por: Christine Lynch
Tomado de: 
https://fibromyalgianewstoday.com
Traducción y adaptación del inglés por: I. B. Cetina
Imagen de: Euroresidentes

Publicado por irmizza

Tengo fibromialgia desde hace muchísimos años, debido a la poca información seria que encontraba respecto al tema, hace 9 años comencé un Blog en el cuál fui publicando información seria, de fuentes confiables. Esta es la función de mi sitio web, informar y ayudar a los pacientes de fibromialgia.

Deja un comentario

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad
A %d blogueros les gusta esto: