Fibromialgia las emociones que nos provoca que no nos crean.

Todo el mundo habla sobre el lado físico de la fibromialgia, pero lo que muchas personas sanas y no creyentes de la enfermedad, no entienden es cuánto sufrimos emocionalmente. 

Trate de vivir aunque sea por un tiempo con una enfermedad crónica que nadie realmente entiende, y que muchos ni siquiera aceptan que exista. 
Intente vivir con que incluso su propia pareja, su familia, y sus amigos, no le creen, creen que miente o que es un hipocondríaco. Trate de lidiar con que no haya medicamentos que de verdad ayuden o a veces médicos que no lo escuchen. 
Intente vivir su vida con dolor y fatiga extrema. 
Estos son unos pocos ejemplos de lo que los que no nos creen, no saben de nosotros.
Pasamos la mayor parte de nuestra vida sintiéndonos frustrados, enojados, decepcionados y todo debido a esta enfermedad. nos hace sentir unos fracasados por no poder hacer las cosas cotidianas que deberíamos, cuidar de nosotros mismos y mucho menos realizar las cosas que realmente disfrutamos. 

Nos sentimos solos porque mis amigos se cansaron de mí porque no fui a eventos importantes por no sentirme bien, o por cancelar planes a último minuto debido a una crisis. Me siento decepcionada porque los médicos parecen no encontrar cómo ayudarme y porque nuestro cuerpo continuamente nos traiciona. 
Las actividades que son fáciles para las personas sanas son casi imposibles para nosotros.

¿Es raro que la depresión sea un síntoma frecuente de fibromialgia?
Las pocas veces que somos felices, los los que no nos creen nos roban nuestra alegría al menospreciarnos, o recordarnos que somos inútiles, vagos. Que porque estamos enfermos no tenemos el derecho de tener momentos en los cuales nos sintamos bien.
Suelen acusarnos de ser flojos y desmotivados. No tienen idea de lo mucho que hacemos tratando de sentirnos mejor. Hemos probado casi todas las formas de medicina alternativa que existen. 
Muchos tenemos muy baja o ninguna autoestima. ¿Cómo puede uno sentirse bien consigo mismo, cuando nadie más lo hace sentir bien?
Lo más incomprensible es que nuestros cónyuges, amigos y familiares no entienden que algún día, es posible que necesiten nuestra ayuda.
¿Qué sucede si uno de ellos termina con una enfermedad crónica o discapacidad y necesitan nuestra ayuda y apoyo? Por supuesto, haríamos lo posible para ayudarlos. Pero pensamos: si ahora esa persona me trata mal, ¿cómo puede esperar que lo ayudemos o acompañemos, cuando nunca han estado para nosotros?
Ojalá las personas intentaran ver las cosas desde nuestro lado, y realmente escucharan y creyeran lo que les decimos. Aún podemos sentir empatía y compasión por las demás personas, incluso si no comprenden por lo que estamos pasando. 
 
Mientras esperamos que nos comprendan y se acerquen, puede ser útil para nuestra salud mental ver a un consejero o asistir a terapia grupal. Unirse a grupos de apoyo y sitios web para pacientes, es una manera de encontrar amistad y consuelo, en otras personas que sufren como nosotros.
También hay variedad de medicamentos para la depresión que el médico puede recetarle. Todo esto puede ser útil para aliviar nuestra depresión y angustia emocional. Pero sinceramente, lo que realmente nos ayudaría a todos inmensamente sería un poco de empatía y compasión.

Deja un comentario