La Fibromialgia y la intolerancia ambiental.

Es casi tan difícil de explicar la sensibilidad química múltiple a alguien que no está afectado por ella, como lo es explicar la fibromialgia. 

Para los que no conocen ambas condiciones, parece imposible que un olor pueda causar síntomas físicos, como dolor de cabeza, náuseas, fatiga, confusión y mareos. Hasta cosas tan inocuas para las personas sanas como las fragancias que eligen usar.
Hoy la SQM es un desorden reconocido. 
Se encuentra con frecuencia en personas con fibromialgia.
Los trabajadores de hoy pueden ser tomados en serio, si se ven afectados por Sensibilidad Química Múltiple. De hecho, los lugares de trabajo sin fragancias se han vuelto comunes.
La sensibilidad química múltiple (SQM) es una afección adquirida de evolución crónica caracterizada por la presencia de síntomas de variada intensidad que aparecen aun ante la exposición a bajos niveles de sustancias químicas e involucran a varios órganos o sistemas.
Es una enfermedad mayoritariamente de mujeres. Un sistema inmunitario y hormonal más complejo predispondría en mayor medida a este tipo de trastornos. Una mayor exposición femenina ante sustancias químicas tóxicas podría estar favoreciendo también esta prevalencia por sexos. No se pueden considerar enfermedades raras, puesto que la SQM podría estar afectando hasta a un 1% de la población.

Medidas terapéuticas

Las primeras medidas terapéuticas consisten en evitar sustancias químicas así como unas pautas de alimentación que incluyen comida ecológica y agua mineral o filtrada cosas que se encuentran detalladas en diversos protocolos ambientales diseñados para estos pacientes. Estos cambios en el modo de vida se acompañan de suplementos alimentarios que incluyen vitaminas y antioxidantes para favorecer la eliminación de radicales libres a nivel celular. Tanto desde la medicina convencional como la naturista existen tratamientos de desintoxicación destinados a la eliminación de sustancias tóxicas y metales pesados del organismo. También se testea la presencia de algunos patógenos como la borrelia (causante de la enfermedad de Lyme) que pueden estar relacionados con el cuadro clínico.

Cuidados en el hogar

Revisa los limpiadores convencionales en tu hogar. Busca alternativas ecológicas en las tiendas o supermercados. Vinagre blanco, limón, bicarbonato de sodio, bórax, agua oxigenada, jabón blanco, glicerina son alternativas prácticas para la limpieza de la casa y la ropa. Recuerda que los limpiadores que utilices acaban en el desagüe. Si reduces los químicos tóxicos en tu hogar también los reduces en el medioambiente.

Considera con cuidado la utilización de cosméticos convencionales. Los aceites naturales como almendras, argán, rosa mosqueta, o sustancias como la glicerina pueden ser una alternativa para la hidratación. La piedra de alumbre es antiséptica: elimina los microorganismos. Astringente: mantiene la sequedad. Antitranspirante: previene la sudoración, por lo que es un buen desodorante natural. Hipoalergénica: el riesgo de alergia es mínimo, así que es ideal para el uso de pieles sensibles y reactivas. También el vinagre de manzana o el limón pueden ser utilizados como desodorantes.

Párr. de: mundodeportivo.com

Actualización: 06/2021

Política de privacidad del uso de productos de Google

Deja un comentario