Síndrome de piernas inquietas y Fibromialgia. Se ha encontrado un alto índice de vinculación.


Un estudio encontró que los adultos con fibromialgia tenían un riesgo mucho más alto de tener síndrome de piernas inquietas que los controles sanos.

El estudio sugiere que el tratamiento del síndrome de piernas inquietas puede mejorar el sueño, y la calidad de vida en personas con fibromialgia.

Los resultados muestran que la predominio del síndrome de piernas inquietas, fue aproximadamente 10 veces mayor en el grupo de fibromialgia (33%) que entre los controles sanos (3,1%). Los participantes con fibromialgia tenían 11 veces más probabilidades que los controles, de tener síndrome de piernas inquietas.
Como era de esperar, los participantes con fibromialgia informaron una interrupción considerable del sueño, utilizando el índice de calidad del sueño de Pittsburgh, el índice de gravedad del insomnio, y la escala de somnolencia de EpworthEn el grupo de la fibromialgia, estos problemas de sueño fueron más severos entre las personas que también tenían síndrome de piernas inquietas.
«La interrupción del sueño es común en la fibromialgia y es difícil de tratar».
«De nuestro estudio es evidente que una parte importante de la interrupción del sueño en la fibromialgia, se debe al síndrome de piernas inquietas«.
La fibromialgia se identificó por la revisión del historial médico y se confirmó en el examen físico, de acuerdo con las directrices publicadas con respecto a la presencia de dolor crónico y generalizado.El dolor se evaluó por un informe individual. Y por medición con un dolorímetro,un medidor de resorte que se utiliza para aplicar tasas de presión estandarizadas, a los 👉puntos sensibles👈 en los brazos y las piernas.

El síndrome de piernas inquietas se diagnosticó utilizando un cuestionario validado.El síndrome de piernas inquietases un trastorno del movimiento que implica un impulso para mover las piernas, que generalmente está acompañado, o causado por sensaciones desagradables en las mismas (fastidio, malestar, sensación de que los pies queman, cuando en realidad están tibios, necesidad imperiosa de moverlos para aliviar el desagrado y malestar). 
Esta afección comienza o empeora durante los períodos de descanso o inactividad, se resuelve parcial o totalmente con el movimiento y empeora, o solo ocurre durante la tarde-noche (normalmente ocurre entre las 8 PM y las 2 AM). El SPI ocurre una a dos veces más en mujeres que en hombres.
Watson señaló que el tratamiento del síndrome de piernas inquietas puede ser una de las claves para reducir la fatiga y mejorar la calidad de vida en personas con fibromialgia. 
Con frecuencia, el síndrome de piernas inquietas puede tratarse con éxito con un medicamento como pramipexol o ropinirol (elevan la dopamina).
«Dado que el síndrome de piernas inquietas es una enfermedad tratable, diagnosticar y tratar el síndrome de piernas inquietas en pacientes con fibromialgia, tiene el potencial de mejorar su sueño».
Varios aspectos de las dos condiciones sugieren una superposición lógica. Ambos trastornos implican anormalidades sensoriales y se ha encontrado una fisiopatología similar del sistema que regula el neurotransmisor dopamina, para ambos síndromes (fibromialgia y síndrome de piernas inquietas). 
Además, el síndrome de piernas inquietas puede ser inducido por antidepresivos, que son un tratamiento común para el dolor y la depresión en la fibromialgia. 
Además, se ha demostrado que el ejercicio mejora los síntomas tanto de la fibromialgia como del síndrome de piernas inquietas.
Síndrome: Conjunto de síntomas que se presentan juntos y son característicos de una enfermedad, o de un cuadro patológico determinado provocado en ocasiones, por la concurrencia de más de una enfermedad.
Nota.
He sufrido de síndrome de piernas inquietas durante casi toda mi vida adulta y no tomaba antidepresivos. Se acrecentó horriblemente durante los embarazos y por muchos años no supe cuál era mi problema, qué me ocurría…
A mí no me mejora el ejercicio y los síntomas se acrecientan horriblemente por factores climáticos como: humedad, presión barométrica baja o demasiado alta, lluvia (a pesar de tomar el medicamento que me recetaron en neurología).
El diagnóstico y el tratamiento lo realizan en Neurología.




Por: B. Cetina

Imagen de: Gentside

Estudio publicado en el

Journal of Clinical Sleep Medicine

Política de privacidad del uso de productos de Google

Deja un comentario