Tenemos Fibromialgia o dolor crónico, ¿cómo aferrarnos a la esperanza para continuar?

Esperanza es «Confianza de lograr una cosa o de que se realice algo que se desea». 
Aferrarse a la esperanza es importante para cualquier persona con una enfermedad crónica, como la fibromialgia. 
Espere con confianza que mañana será un día mejor y que algún día puede haber una cura para esta condición.
Probablemente te preguntes ¿cómo hacemos eso? 
Una manera de conseguirlo es tratando de encontrar un renovado propósito en nuestra vida. 
Para lograrlo deberíamos preguntarnos:
  1. ¿Qué es lo que me hace sentir alegría?
  2. ¿Qué me gusta hacer y que me gusta tanto que no pongo atención en las horas que estuve ocupado en ello?
  3. ¿Qué harías aunque no te pagaran?
  4. ¿Qué harías si solo te quedaran unos días de vida?
  5. ¿Qué harías si el dinero no fuera un problema?
Si te hace sentir alegría y paz la oración, pues ora! Y también puedes orar por quienes le rodean. 
Tal vez te gusta tejer jersey (dos agujas) o hacer ganchillo (crochet) puedes hacer mantas, gorros o mitones para tu familia, todo lo que quieras y desees hacer y quizás para también ayudar a personas sin hogar. 
Anota todo lo que te agrada hacer, y las cosas que siempre quisiste realizar pero no pudiste por diversos motivos, y a partir de eso puedes conseguir un nuevo sentido de propósito. La esperanza ayuda a mantener una actitud positiva cuando el dolor por la fibromialgia u otros padecimientos, amenazan con hundirte y aplastarte. 
Cuando aceptes completamente tu diagnóstico y las nuevas limitaciones que éste traerá a tu vida, comenzarás a dejar espacio en tu corazón para tener esperanza. Todos sabemos que esta clase de aceptación no es fácil, pero es vital que reaprendas a disfrutar de tu vida.

Podrás celebrar todas las pequeñas mejoras que notes en tu salud y los pasos que estás tomando en este recorrido de vida con la Fibromialgia. En lugar de reprocharte y desanimarte por los desafíos que se te presentan y quizás de momento no puedas afrontar e intenta una autorreflexión positiva  

Piensa en todo lo que puedes hacer actualmente: darte una ducha, dar un paseo, cocinar una comida sencilla, enviar una nota o hacer un llamado para animar a un amigo, cepillarte los dientes, asistir a una cita médica, incluso si es por la salud de tus dientes, hacer las compras, trabajar, reflexionar en esto generará una esperanza que crecerá y florecerá. La esperanza es como tener un GPS con el lugar de destino programado, mientras, te abres a todos los caminos posibles que pueden llevarte a tu destino deseado: mejorar tu fibromialgia. La esperanza te ayuda a superar el dolor y los obstáculos en el trayecto. 
Es creer que tu lucha actual y tu desesperación PASARÁN, incluso si es solo por un día a la vez, y que luchando contra viento y marea lograrás que lleguen mejores momentos es realmente posible.
Como dijo Anne Lamott, «la esperanza comienza en la oscuridad, la terca esperanza de que si te presentas y tratas de hacer lo correcto, el amanecer llegará».  Para sumar más aún «hagamos lo mejor posible» en cualquier momento de nuestra vida y el amanecer llegará…
Recuerda: eres única/o e increíble tal como eres.
Y, ¡por supuesto! ¡Nunca, nunca pierdas la esperanza de lograr un futuro mejor!

Gracias por leernos!

Deja un comentario