El aislamiento y la soledad a causa de la Fibromialgia. ¿Qué podemos hacer?

Cuando te desconectas del mundo exterior, estás construyendo un muro reforzado alrededor de tu vida para bloquear todo lo que podría herirte. 

 

Pero, ¿qué pasa si las medidas que tomas para protegerte a ti mismo en realidad te están creando más daño? 
¿Qué pasa si tu pared detiene la entrada de lo positivo tanto como detiene lo negativo?
 
 
 
 
Más importante aún, ¿qué pasa si el mayor peligro proviene de ti? Detrás de la pared que construiste, solo estás tú y la fibromialgia. La Fibromialgia es un oponente fundamental, incluso cuando solo ves el impacto que tiene en tu salud física. Pero cuando también tomas en consideración el impacto psicológico de la enfermedad, verás que te enfrentas a un adversario peligroso.
 
Fibromialgia y Depresión
Cuando los pacientes se ven afectados por la fibromialgia y la depresión, comienzan a ver el mundo exterior de manera diferente. Esta es la naturaleza de la depresión, hace que las cosas buenas sean malas y las malas parecen incluso peores. Además, hace que las personas tomen medidas ilógicas e irracionales en debido a la depresión. 
Para muchas personas con fibromialgia la depresión no es el problema, el problema es lo que hacen tratando de combatir la depresión.

 

 
El aislamiento es el ejemplo perfecto de esto. La depresión te ha convencido de que las personas, lugares y situaciones comunes en tu mundo anterior a la fibromialgia, son puramente negativas. Comienzas a pensar que te harán daño, pensamiento que empeorará tu depresión y tus síntomas de la fibromialgia. 
Como reacción, comienzas a retirarte física y emocionalmente, como una especie de estrategia de supervivencia.
Estás menos motivado para salir de tu casa. Te sientes más ansioso o preocupado al salir de la casa.
Pospones las invitaciones de amigos o familiares para reunirse, o asistir a reuniones. Planeas menos oportunidades sociales. Omites los esfuerzos de las personas que quieren ayudarte cuando se comunican contigo. Ves solo los aspectos negativos asociados con las conexiones sociales.
A veces, retirarse es algo necesario y saludable, pero los problemas surgen cuando la retirada se hace intensa y muy prolongada. 
Las personas que se retiran de la vida social se convierten en personas que se aíslan a sí mismas, lo que conduce a un ciclo dañino de depresión-aislamiento-crisis/brotes. Cada uno influye en el otro y conduce a síntomas cada vez más negativos.
Lo importante es que cada problema tiene una solución. ¿Deseas mantener o construir una vida social activa mientras reduces los síntomas fibromialgia? 

 

Así es cómo lo lograrás:👇👇

¡Gracias por leernos!

1 comentario

  1. Estoy pasando por ello. Hace dos años y medio volví de una operación de columna por metástasis y sufrir paraparesia. Ya volviendo a andar. Iba bien. Pero la nueva vida con más dolor y discapacidad, me ha llevado a estar inactiva, acostada, lo físico empeora, lo mental también, lo social y cualquier vida familiar y del hogar. Aislarse es lo más criminal que una persona puede hacerse a sí misma. No os abandonéis jamás.

Deja un comentario