Dolor en la Fibromialgia, maneras sencillas de manejarlo y controlarlo

Dolor generalizado

El dolor de la fibromialgia afecta los músculos, ligamentos y tendones del cuerpo. También en la bursa que es una bolsa pequeña que protege y amortigua los huesos y otras partes del cuerpo como los músculos, tendones o piel. La inflamación de la bursa se llama bursitis y se produce cuando se usa demasiado una articulación, o por una lesión. Generalmente, se presenta en las rodillas o los codos.
Todas las personas con fibromialgia sienten dolor en varios puntos sensibles en todo el cuerpo. Esos puntos se localizan alrededor de la columna vertebral, del cuello, nuca, trapecio, columna dorsal lumbar, codos, cara interna de las rodillas, y cara externa de las caderas.
Para algunas personas con fibromialgia, el dolor muscular puede ser bastante debilitante hasta puede incapacitar físicamente. Para otros, el dolor es leve y no afecta la vida normal.
La fibromialgia ha sido descrita como dolor profundo, persistente, punzante, palpitante. El dolor también puede causar ardor y hormigueo en la piel. Para la mayoría es un dolor que abarca todo el cuerpo.
¿Cómo enfrentar y manejar el dolor generalizado?. El dolor de la fibromialgia puede controlarse con analgésicos, antidepresivos, anticonvulsivos, ejercicio, fisioterapia, acupuntura y otras terapias alternativas. 
Es posible que su médico le recomiende analgésicos recetados o de venta libre para reducir el dolor muscular y ayudarlo a dormir.
Los medicamentos antidepresivos como Cymbalta pueden ayudar con el dolor. Los anticonvulsivos pueden ayudar a reducir el dolor. La Pregabalina y Gabapentin son los anticonvulsivos más comunes utilizados para tratar la fibromialgia.
 

El ejercicio puede ser un reto para las personas con fibromialgia, pero la terapia física es una alternativa viable para mejorar su movimiento y fortalecer sus músculos. Un fisioterapeuta puede crear un programa específico para usted, que pueda realizar diariamente en su hogar.
La investigación muestra que los pacientes de fibromialgia que participan en clases de yoga tienen menos dolor y fatiga, y mejoran su estado de ánimo. Un estudio internacional concluyó que muchas personas con fibromialgia practican yoga y consideran que es beneficioso y terapéutico. El yoga incluye estiramientos suaves, ejercicios de respiración y meditación, y la práctica aumenta la fuerza muscular y te enseña a relajarte correctamente.
 
La acupuntura es otra opción para el alivio del dolor de la fibromialgia. 
La práctica consiste en pinchar levemente la piel con agujas para:
•  Promover la autocuración
•  Fomentar el flujo sanguíneo
•  Cambiar cómo responden los neurotransmisores
•  Tratar una variedad de condiciones de dolor crónico
Un estudio revela que las personas con fibromialgia que van a sesiones de acupuntura, se benefician con el alivio del dolor hasta por dos años, en comparación con quienes que no la utilizan. 
La acupresión es otra opción, si no te gustan o no puedes tolerar las agujas.
Los riesgos de la acupuntura son dolor, hematomas y sangrado leve. Asegúrese de que el acupunturista que elija sea certificado, lo ideal que sea un especialista al cual lo derive su médico (Algunas aseguradoras requieren derivaciones o pueden tener requisitos adicionales para determinada atención médica), para evitar la infección por agujas no esterilizadas y cualquier tipo de problema que pueda surgir.

Deja un comentario