La Fibromialgia arruinó mi Navidad y Fin de año… Otra vez!

Una vez más, la fibromialgia, o más específicamente, el síntoma conocido como síndrome de dolor miofascial , me derrotó en una dura batalla. 
Los espasmos musculares dolorosos  (dolor que lleva a la sala de emergencias) en la parte superior de mi espalda han sido parte de mi vida durante más años de lo que me gustaría recordar. 
Ocasionalmente, especulo por qué ocurren estos episodios: fatiga severa, movimientos repetitivos, estrés prolongado, etc. Con más frecuencia, aparecen al azar, y de repente. 
Su presencia ha arruinado tantas ocasiones, que lo pienso (y la fibromialgia en general) como la enfermedad de principal.
Durante los dos meses previos a la Navidad, estos episodios ocurrieron con mucha más frecuencia y más dolor que nunca antes. Reconociendo un brote-crisis en pleno proceso, hice todas las cosas que me recomendaron mis especialistas, en control del dolor. 
Pasé días en una unidad T.E.N.S (estimulación nerviosa transcutánea); apliqué calor, hielo y parches de lidocaína, estiramientos, masajes y acupuntura. 
Consulté con mi neurólogo, mi fisiatra , mi médico de cabecera, mi psicoterapeuta y un consejero espiritual, e incluso recurrí al aumento y al cambio de mis analgésicos narcóticos. Nada funcionó. 
En la semana de Navidad, los espasmos se producían cada tres o cuatro días. No tuve más remedio que cancelar los planes de viaje para estar con mi familia en Navidad.
Viajar es un desafío para las personas con fibromialgia, incluso en las mejores circunstancias. Las condiciones de las vacaciones se suman a ese desafío. 
La decisión de cancelar se hizo más fácil para mí cuando esas condiciones llegaron a un nivel ridículo. Con las precauciones de seguridad adicionales establecidas para la temporada de Navidad, el Aeropuerto Internacional de Los Ángeles anunció el requisito de estar en el aeropuerto cuatro horas antes de todos los vuelos. 
Sin duda, esto fue un inconveniente para todos los viajeros, de más de un millón que se dirigen a sus hogares para las vacaciones, desde el aeropuerto más concurrido de la costa oeste. 
Sin embargo, para mí, en medio de una gran crisis de fibromialgia, significaba imposibilidad. 
Mi día funcional de cuatro horas que es normal, probablemente se hubiera extendido a por lo menos nueve horas o más, sin lugar para acostarme si fuera necesario.
La Fibroniebla también jugó un papel importante en mi decisión de cancelar. La fatiga inevitable había estado acompañada por la incapacidad para pensar con claridad, o para tomar decisiones. 
Acomodarme a los posibles cambios y demoras provocados por multitudes inusualmente grandes, el tráfico aéreo intenso, o las condiciones climáticas habrían sido difíciles, por decir lo menos. 
Agregue eso a espasmos musculares impredecibles, había demasiados factores sobre los cuales no tenía control. Entonces, me decepcioné a mí mismo y a mi familia y pasé las vacaciones sin ellos.
¿Decepcionada? Sí. Pero, ¿tomé la mejor decisión para mí? Absolutamente. 
No podría haberme arriesgado a un episodio repentino de dolor de esta magnitud en mi viaje, o durante mi estadía en la casa de otra persona.
Estoy descontenta con mi situación. Estos espasmos musculares me han plagado por décadas. 
Ellos y el SII-D (dolor de estómago y otros síntomas del SII, además de deposiciones frecuentes), son los síntomas de fibromialgia que más afectan a la vida que tengo hoy. 
Los buenos días para mí son cuando el dolor y la fatiga fueron mis peores problemas. 
Pero, esto no significa que me estoy dando por vencida. Veo un acupunturista regularmente. 
Continúo caminando, y estiro el grupo de músculos afectados diariamente. Lleno mi vida con amigos y risas para proporcionar distracciones necesarias, tanto como sea posible. 
Intento enfocarme más en los buenos momentos que logro tener, que en los momentos que necesito cancelar.
Busco revistas y sitios web para posibles terapias. Intento todo lo nuevo que está clínicamente probado, y ocasionalmente cosas que no lo son. 
Aunque los efectos secundarios intolerables me han impedido tomar cualquiera de los medicamentos actualmente disponibles para tratar la fibromialgia, espero que se apruebe el próximo. 
¡Ese podría ser el que funcione para mí! 
Mientras tanto, me concentro en vivir la mejor vida posible.

¡Gracias por leernos!

Por: Christine Lynch
Información extraída de: 
https://fibromyalgianewstoday.com
Imagen de: Clínica Indolor

Publicado por irmizza

Tengo fibromialgia desde hace muchísimos años, debido a la poca información seria que encontraba respecto al tema, hace 9 años comencé un Blog en el cuál fui publicando información seria, de fuentes confiables. Esta es la función de mi sitio web, informar y ayudar a los pacientes de fibromialgia.

Deja un comentario

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad
A %d blogueros les gusta esto: