Fibromialgia, los beneficios del Zinc para mantener fuerte el sistema inmune.

El zinc es necesario para que el sistema inmunitario funcione apropiadamente. Participa en la división y el crecimiento de las células, al igual que en la cicatrización de heridas y en el metabolismo de los carbohidratos.

El zinc también es necesario para los sentidos del olfato y del gusto. Durante el embarazo, la lactancia y la niñez, el cuerpo necesita zinc para crecer y desarrollarse apropiadamente. También aumenta el efecto de la insulina.

A medida que envejecemos nuestro sistema inmunitario es más susceptible al debilitamiento, lo que puede ocasionar problemas de salud graves, e incluso fatales. 
Es esencial mantener nuestra inmunidad saludable, a través de una dieta rica en proteínas animales. Las carnes de res, cerdo y cordero contienen más cantidad de zinc que el pescado. La carne oscura de pollo contiene más zinc que la carne blanca. Otras fuentes buenas de zinc son las nueces, los granos enteros, las legumbres y la levadura.

Las frutas y las verduras no son buenas fuentes, porque el zinc en las proteínas vegetales no es es tan eficiente como el zinc de las proteínas animales. Las dietas bajas en proteínas y las dietas vegetarianas tienden a ser bajas en zinc.

El zinc está en la mayoría de los multivitamínicos y suplementos minerales. Estos suplementos pueden contener gluconato, sulfato o acetato de zinc, pero no está claro si una forma es mejor que las otras.

Comer saludablemente reduce la vulnerabilidad a las enfermedades respiratorias, porque consumir las vitaminas y minerales requeridos por el cuerpo para la mayoría de las funciones celulares apoyan la función inmune adecuada.
Las frutas y verduras de color naranja, entre ellas las mejores fuentes de betacaroteno son la zanahoria y la calabaza. Mientras que el melón, el mango y la naranja son las frutas con mayor aporte de estos carotenoides. Le siguen otras frutas y verduras como batata, cítricos (pomelo y mandarina), durazno, papaya y damasco. Contienen provitamina A, tienen capacidad antioxidante, aportan beneficios para la visión y la piel, promueven el sistema inmune y previenen enfermedades cardiovasculares.

A medida que envejecemos, el sistema inmunitario ya no trabaja tan bien.

Pueden presentarse los siguientes cambios:

  • El sistema inmunitario se vuelve más lento para responder. Esto aumenta su riesgo de enfermarse. Es posible que las vacunas antigripales u otras vacunas no lo protejan durante el tiempo que se esperaba.
  • Se puede presentar una enfermedad autoinmunitaria
  • Su cuerpo puede sanar más lentamente. Hay una cantidad menor de células inmunitarias en el cuerpo para lograr la curación.
  • La capacidad del sistema inmunitario para detectar y corregir defectos celulares también disminuye. Esto puede ocasionar un mayor riesgo de cáncer. 

Para disminuir los riesgos del envejecimiento del sistema inmunitario:

  • Aplíquese las vacunas contra la gripe, el herpes zóster y las infecciones neumocócicas así como cualquier otra vacuna que su médico le recomiende.
  • Haga ejercicio. El ejercicio ayuda a reforzar su sistema inmunitario.
  • Aliméntese saludablemente. Una buena nutrición mantiene su sistema inmunitario fuerte.
  • NO fume. Fumar debilita el sistema inmune.
  • Reduzca el consumo de alcohol. Pregúntele a su médico que cantidad de alcohol es seguro para usted.
  • Provéase de medidas de seguridad para evitar caídas y lesiones. Un sistema inmunitario débil puede demorar la recuperación.
Se ha demostrado que un nivel bajo de Zinc puede predisponer a enfermedades infecciosas del tracto respiratorio superior e inferior. Los datos existentes basados en la evidencia indican la eficacia de la suplementación con Zinc mejora la prevención de la neumonía y sus complicaciones debido al efecto antiinflamatorio del zinc.

El zinc junto con una dieta rica en nutrientes, carnes, frutas  y verduras, ralentiza el proceso de envejecimiento y reduce el riesgo de neumonía y otras infecciones que amenazan la vida.  

Deja un comentario