La Fibromialgia, dolor y entumecimiento en las piernas y pies: Cuál es el motivo de estos síntomas?

El dolor en las piernas puede variar desde una molestia leve que aparece y desaparece, hasta un dolor debilitante que dificulta dormir, caminar o realizar actividades cotidianas simples.

Algunos pacientes describen el dolor como abrasador, palpitante o ardiente.
Cómo diagnosticar con precisión el dolor de piernas
El dolor también puede ir acompañado de síntomas neurológicos, como una sensación de hormigueo, entumecimiento o debilidad. 
La debilidad puede ser persistente, o puede aparecer de manera repentina o impredecible. Puede ser causado por un problema en la pierna, pero generalmente la causa del problema comienza en la parte inferior de la espalda, el nervio ciático. Podría comenzar en el nivel de las vértebras L3-L4, donde un nervio se ramifica desde la columna lumbar y viaja a través de la parte delantera del muslo.

El término médico es radiculopatía lumbar.
Debido a que los nervios lumbares afectan varias partes de la pierna y el pie, el diagnóstico del dolor en las piernas, pies y/o tobillos, debilidad o entumecimiento, debe incluir un examen de la parte inferior de la espalda.
 

Síntomas y descripciones del dolor en las piernas
Incluyen:
•  Dolor ardiente  
Algunos dolores en las piernas se experimentan como un dolor abrasador, que a veces se irradia desde la parte baja de la espalda o las nalgas hacia la pierna, o un dolor intermitente que dispara desde la parte inferior de la pierna hacia abajo y ocasionalmente hacia el pie. 

                Los pacientes para describir este dolor en las piernas como una sensación                 de fuego, dolor que se irradia o punzante que literalmente se siente como                   una sacudida.  A diferencia de muchas formas de dolor lumbar que a menudo puede ser un dolor sordo, el dolor en las piernas puede ser insoportable y casi intolerable. 

     •  Entumecimiento de las piernas u hormigueo.

a cualquiera le ha pasado sentir una pierna o un pie “dormido” y luego                  regresa gradualmente a la normalidad, puede imaginarse cómo se 

siente ese entumecimiento en una pierna y por largo tiempo. A diferencia          del entumecimiento de corta duración, el entumecimiento que proviene de  un problema de la parte baja de la espalda puede ser casi continuo y puede afectar gravemente la calidad de vida de una persona. 
Por ejemplo, puede ser difícil o casi imposible caminar o conducir un          automóvil si la pierna o el pie están entumecidos. 
Los síntomas típicos pueden variar desde una ligera sensación de                  hormigueo, hasta un entumecimiento completo en la pierna y 
en el pie.
Relojes y joyas

• Debilidad o pesadez.  
La debilidad o pesadez de las piernas interfiere significativamente con el movimiento. No poder mover la pierna tan rápido y fácilmente como es necesario al caminar o subir escaleras, debido a una debilidad percibida o una reacción lenta. 

•  Dolor constante.  
Este tipo de dolor normalmente se siente en el área de las nalgas, por lo que técnicamente no es dolor en las piernas, pero puede acompañar a alguna forma de dolor que se siente en las piernas. También puede ser dolor que ocasionalmente irradia más allá de la nalga hacia la pierna. 
Por lo general, está presente solo en un lado, se llama ciática. 

•  Dolor de pierna posicional  

Si el dolor en las piernas empeora drásticamente en intensidad al sentarse, pararse o caminar, esto puede indicar un problema con una parte específica en la parte baja de la espalda. 
Encontrar posiciones más cómodas suele ser posible para aliviar el dolor. Por ejemplo, doblarse o inclinarse ligeramente hacia adelante puede aliviar el dolor de la estenosis espinal.
Para la mayoría de los síntomas de dolor en las piernas, un primer paso importante para obtener un tratamiento eficaz, es un diagnóstico preciso de la causa de los problemas.
 
Causas del dolor de piernas y dolor de pies:
Enfermedad degenerativa lumbar del disco
La enfermedad degenerativa del disco en la columna lumbar, o parte más baja de la espalda, es un síndrome en el que un disco afectado causa dolor lumbar (lumbalgia). Aunque hay un pequeño componente genético en las personas que sufren DDD, la verdadera causa es probablemente multifactorial.

Los síntomas pueden variar, pero las características generales suelen ser:

Dolor que se centra en la región lumbar o parte más baja de la espalda, aunque puede irradiarse hacia la cadera y las piernas.

Lumbalgia continua y que ha durado más de 6 semanas.

La sensación a menudo se describe más como un dolor intenso en la parte baja de la espalda, que como un dolor lacerante o ardiente que se irradia.

Dolor que se exacerba con ciertos movimientos, sobre todo de flexión, de torsión o de levantamiento.

Los síntomas graves pueden incluir entumecimiento y hormigueo en las piernas, así como dificultad para caminar.

Además del dolor lumbar por la enfermedad degenerativa de disco, puede haber dolor en las piernas, entumecimiento y hormigueo. Incluso sin la presión sobre la raíz nerviosa («pinzamiento de un nervio»), otras estructuras de la espalda pueden remitir dolor hacia la parte posterior y en las piernas.

Los nervios pueden sensibilizarse con la inflamación causada por las proteínas dentro del espacio intervertebral y producir la sensación de entumecimiento u hormigueo.

Generalmente, el dolor no se presenta más abajo de la rodilla.

Estas sensaciones, aunque preocupen y sean molestas, rara vez indican que hay algún daño en curso en la raíz nerviosa.

Sin embargo, cualquier debilidad en los músculos de las piernas es un indicador de algún daño en la raíz nerviosa.

 
Hernia de disco lumbar
Una hernia discal  produce un dolor que puede irradiarse por todo el nervio ciático a lo largo de la pierna del paciente, y hacia el pie. 
Dependiendo de la raíz nerviosa afectada, otros nervios también pueden estar involucrados.
Los síntomas de un disco  lumbar herniado, tienden a variar dependiendo de dónde se produce la hernia discal. 
Existe una amplia gama de tratamientos no quirúrgicos que pueden aliviar el dolor en las piernas para la mayoría de los tipos de discos herniados. 
 
Estenosis espinal lumbar
La estenosis del conducto vertebral es el estrechamiento de los espacios dentro de la columna vertebral que puede ejercer presión sobre los nervios que se extienden por la columna. La estenosis del conducto vertebral se presenta con mayor frecuencia en la parte baja de la espalda y en el cuello
El estrechamiento se puede confirmar con una resonancia magnética. Los síntomas de la estenosis espinal lumbar son: entumecimiento u hormigueo en un pie o una pierna, debilidad en un pie o una pierna, dolor o calambres en una o ambas piernas cuando permaneces parado durante períodos prolongados o cuando caminas, molestia que suele aliviarse al inclinarte hacia adelante o al sentarte, dolor de espalda.
 
Espondilolistesis
Es una afección en la cual un hueso (vértebra) en la columna vertebral se mueve hacia adelante fuera de la posición apropiada sobre el hueso debajo de ella.

Los síntomas pueden incluir cualquiera de los siguientes:

Dolor en la espalda baja, tensión muscular, dolor, entumecimiento u hormigueo en los muslos y en los glúteos, rigidez, sensibilidad en el área de la vértebra que está fuera de lugar, debilidad en las piernas.

 
La ciática es un síntoma de problemas de espalda baja
El término «ciática» se refiere a un dolor que irradia a lo largo del trayecto del nervio ciático, que se ramifica desde la parte inferior de la espalda a través de las caderas y los glúteos y hacia abajo de cada pierna. Por lo general, la ciática afecta solo a un lado del cuerpo.

El dolor que se extiende desde la parte baja de la columna vertebral (lumbar) hacia los glúteos y hacia abajo de la parte posterior de la pierna es la característica distintiva de la ciática. Podrías sentir el malestar casi en cualquier parte a lo largo del recorrido del nervio, pero es especialmente probable que recorra la parte inferior de la espalda hasta los glúteos y la parte posterior de los muslos y la pantorrilla.

El dolor puede variar ampliamente, desde un dolor leve hasta una sensación aguda, de ardor o dolor insoportable. A veces puede sentirse como una sacudida o una descarga eléctrica. Puede ser peor al toser o estornudar, y permanecer sentado durante períodos prolongados puede agravar los síntomas. Por lo general, afecta a un solo lado del cuerpo.

Algunas personas también tienen entumecimiento, hormigueo o debilidad muscular en la pierna o el pie afectados. Podrías sentir dolor en una parte de la pierna y entumecimiento en otra parte.

Podemos ver que hay muchas afecciones vertebrales que pueden causar dolor en las piernas, el pie y otros síntomas en las extremidades inferiores. 
La mayoría de los tratamientos exitosos se basan en tener un diagnóstico preciso.
Los traumatólogos, fisiatras, cirujanos ortopédicos, quiroprácticos son especialmente adecuados para supervisar el diagnóstico y el tratamiento de estas situaciones.

¡Gracias por leernos!

Por: B. Cetina
Imagen de: newsmasters.info

Publicado por irmizza

Tengo fibromialgia desde hace muchísimos años, debido a la poca información seria que encontraba respecto al tema, hace 9 años comencé un Blog en el cuál fui publicando información seria, de fuentes confiables. Esta es la función de mi sitio web, informar y ayudar a los pacientes de fibromialgia.

Deja un comentario

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad
A %d blogueros les gusta esto: