Los problemas de conducción asociados a la Fibromialgia y sus soluciones.

Cuando sufres de fibromialgia los viajes en automóvil son cansadores y pueden desencadenar una crisis.
Los problemas del sueño pueden ser peligrosos para los conductores.
No haber descansado bien puede traernos problemas si conducimos largas distancias, nos resultará difícil mantenernos lo suficientemente atentos y hasta pueden disminuir nuestros reflejos.
Conducir con fibromialgia
El estrés es un desencadenante de muchas afecciones y la fibromialgia no se queda atrás, la conducción es un factor estresante que puede provocar un aumento de los síntomas, especialmente si se queda atascado en el tráfico y se le dificulta llegar a tiempo al trabajo, todo este estrés puede desencadena brotes. Los trenes, autobuses y taxis son opciones en muchas ciudades, pero el transporte público también provoca estrés, más si tienes que viajar en horas pico. Por estas razones es posible que no pueda evitar conducir, especialmente si debe ir a su trabajo. 

La disfunción cognitiva y conducción.

También ocurre que podemos olvidar una ruta familiar, perdernos y no tener la capacidad de orientarnos. La disfunción cognitiva es en realidad un término general para varios síntomas que afectan negativamente la forma en que funciona nuestro cerebro.
Me ha ocurrido transitando por una autopista por la noche, de regreso a mi casa, en un momento me sentí desorientada y no estaba segura de hacia qué lado esta yendo, me daba la sensación de que iba hacia el lado contrario, disminuí la velocidad sobre el carril derecho y pensé: avanzo hasta la siguiente salida y leo los carteles de la autopista. Eso hice y comprobé que iba hacia el lado correcto, pero sinceramente fue una experiencia muy desagradable, más yendo sola…
Los síntomas específicos que pueden disminuir nuestra capacidad para conducir incluyen:

confusión

desorientación direccional
problemas para concentrarse
dificultades para realizar multitareas
problemas de memoria a corto plazo
Los riesgos de conducir con fibromialgia.
Mayor dolor : estar sentado en la misma posición durante períodos prolongados de tiempo puede causar dolor e incomodidad. No permite la circulación sanguínea adecuada, y puede tensionar las piernas y causar más dolor, especialmente en la rodilla izquierda, ya que se mantiene en la misma posición la mayor parte del tiempo.
Sobreestimulación: cualquier tipo de sobreestimulación que se produce por exceso de velocidad de los automóviles, el ruido, el tráfico intenso y las señales visuales parpadeantes puede agregarle mucho estrés a toda persona y mucho más al paciente de fibromialgia.
Algunos factores problemáticos en la conducción y los viajes son:
Distracción
La dificultad para concentrarse hace que un bocinazo, una frenada, luces parpadeantes de una ambulancia, desvíen la atención y hagan perder el enfoque en la conducción. 
Problemas de la visión, conducir en la noche resulta mucho más complicado y qué queda por decir sobre la lluvia, cada gotita en el parabrisas refleja el brillo de las luces cual un montón de strass. Nunca falta el automovilista que viene de frente con las luces altas, directamente mata a nuestros pobres ojos…
Mareos y problemas de equilibrio. Los mareos y la pérdida del equilibrio son problemas comunes, Les ha ocurrido que estando parados en un semáforo sienten que es su auto el que se mueve y han apretado el freno asustados, ¿siendo que en realidad el que se movía era el ómnibus que estaba al lado?
Otro inconveniente son los ataques de pánico, ante una circunstancia estresante durante la conducción podemos comenzar a sentirnos terriblemente mal. 
Considere alternativas.  Si nota que conducir le causa mucho dolor, o se desorienta mientras se encuentra detrás del volante, busque opciones de transporte alternativas. 
Es posible que desee organizar el uso compartido del automóvil de algún compañero de trabajo.
Soluciones propuestas
Para una conducción segura con fibromialgia, trate de tener en cuenta estos consejos. Tenga una buena noche de sueño para evitar la somnolencia al conducir.
1. Si es un viaje largo tome descansos regulares, haga estiramientos, relaje su cuerpo, ojos y cerebro por un momento.
2. Antes de conducir, asegúrese de estar cómodo en su asiento. Ajuste la postura correctamente, siéntese derecho.
3. Tenga algunos cojines, o soportes de espalda y lumbares.
4. Lleve gafas de sol mientras conduce, también es recomendable tener  unas gafas de conducción nocturna.
5. Escuchar música mientras se conduce ayuda a calmar el estrés.
6. Mantenga sus ojos hidratados con lágrimas artificiales.

Por último, no conduzca si no se siente en condiciones de hacerlo. 

Política de privacidad del uso de productos de Google