Me diagnosticaron Fibromialgia, y de esta manera va cambiar mi vida.

Hola, soy tu fibromialgia. 

Estoy aquí para presentarme y para relatarte cómo voy a cambiar tu vida.
Desde hace un tiempo me estoy metiendo en tu vida, entorpeciéndola y dificultándola, de ahora en adelante voy a ir interviniendo en tu vida laboral, actividades sociales, vida familiar, responsabilidades domésticas, tiempo de descanso, en todos sus aspectos de tu día a día.
Hasta hace poco no sabías quién soy, pero ya me hacía presente con dolores y fatiga, pronto descubrirás que afectaré cada parte de tu vida, y todo cambiará dramáticamente.
De a poco vengo sabiendo todo sobre tí.
Qué te emociona, cuáles son tus actividades sociales, quiénes son tus amigos, tu familia, ¿tus amigos y familiares te atenderán, cuidarán, se preocuparán por tí de la misma manera en que tu lo haces?.
Primero que hablaré de tu vida laboral. ¿Has notado que después de estar sentado frente al escritorio durante un tiempo, es una lucha ponerte de pie y comenzar a caminar? Sí, esa soy yo avisándote que aquí estoy!
El dolor que sientes no es solo el efecto de la edad, sino que son ‘mis efectos’. ¿Te resulta más difícil concentrarte y estar atento a todos las cosas que ocurren en tu trabajo, oficina o comercio? ¿Te confundes fácilmente, te olvidas tareas? 
Soy yo interponiéndome en tu vida. En poco tiempo, es posible que tengas que  comenzar a pedir licencias por enfermedad, si el médico laboral considera que se justifica (en Argentina si no tenés fiebre, no estás enfermo…) Y la empresa comenzará a analizar si les conviene mantenerte como empleado. Asegúrate de consultar a tu médico y conseguir los justificativos necesarios para proteger tu trabajo y sus beneficios.


Algo que de seguro cambiaré es tu sueño, tu descanso.
Casi siempre te vas a levantar cansado después de una noche completa de sueño. Esa soy yo, de nuevo metiéndome en un área de tu vida que afectará todas las demás.
Junto con los dolores te traigo la fatiga. Después de un tiempo notarás lo débil y sin fuerzas que te sientes. Realmente solo quiero que me notes, y la fatiga realmente me hace notar. 

Los días que no trabajas y puedes pasar más tiempo en la cama, organízate para hacerlo más placentero. Busca algunos libros que te gusten, rompecabezas , dibujos para colorear, y otras cosas fáciles que disfrutes estando en cama.
Cuando tengas energía haz algo que disfrutes.

Poco a poco descubrirás que tu vida social está desapareciendo.
Interferiré con tus planes de fin de semana ya sean salidas con amigos, ir a la iglesia, jugar en un equipo deportivo o disfrutar de un fin de semana en la costa. 
Si tus amigos me aceptan en tu vida, lo entenderán. Incluso pueden ayudar adaptando sus horarios para pasar tiempo contigo. Esos son algunos grandes amigos que tienes que atesorar! Agradece ese tipo de amigos porque muchas personas en cuya vida me metí, tienden a perder poco a poco el contacto con ‘amigos’ que no los comprenden. Es muy útil que les cuentes todo sobre mí y cómo se verá afectada tu vida.
Sé que es complicado hablar de mí y explicar todo lo que te provoco, pero este puede ser mi mejor consejo. Muy probable que ayude a tus amigos a entender que esta no es una forma de vida que elegiste y que harás cuanto puedas para sentirte mejor.

Tu familia llegará a conocerme muy bien. Puede haber días en que casi no los veas aunque vivas en la misma casa. 
Probablemente pases un día o más en tu habitación durmiendo, o descansando, porque solo la idea de levantarte es agotadora. 
Trata de avisarles con anticipación cuando te molestaré más. Por ejemplo, cuando el clima está cambiando, está frío, húmedo, hay baja o alta presión ambiental, ese es mi momento favorito para meterme en tu vida. 
Asegúrate de que tu familia sepa que los amas y no trates de evitarlos. Quizás en los días en que te dejo en paz (los días buenos), pueden trabajar juntos para preparar las comidas con anticipación. Los días posteriores, todo lo que tendrán que hacer es calentar los alimentos. Por supuesto, en los días malos comer hamburguesas o tacos también parece ser una excelente opción. Pero, trata de tener una buena cantidad de frutas y verduras frescas en la casa, para que haya opciones saludables no solo para ti, sino para toda la familia. Algunas familias que conozco se apoyan mutuamente. Lamentablemente, no todos son así. Ten una charla abierta sobre quién soy y los efectos que tengo sobre tí para que me entiendan por completo. 
Si es posible, busca si hay grupos de apoyo en persona en tu área, o en línea, para los familiares de las personas a quienes me ocupo de darles vuelta la vida. Eso puede ayudarlos a comprender mi impacto en tu vida y también en la vida de tu grupo familiar y de tus amigos.
Amo tu casa nos quedaremos allí. A veces parecerá que te impido hacer lo necesario para mantenerla organizada y limpia. Ten paciencia contigo mismo. Vamos a levantarnos juntos y hacer un poco por vez. Los platos, por ejemplo, se pueden lavar en pasos: vacía el lavavajillas y guarda los limpios. Necesitas descansar? Entonces hazlo! Y luego de descansar comienza a llenar el lavavajillas con los platos sucios. Si hay platos que necesitan lavarse a mano, déjalos remojar en agua y detergente por un momento. Una vez que estés listo para continuar y hacer un poco más, serán más fáciles de limpiar. 

Lava la ropa de la misma manera. Trata de realizar los lavados en tus día buenos. Pueden durar un día o dos así que planea hacer lo más necesario primero. Puedes pedir ayuda a los familiares después de todo, también es su ropa y sus platos!
Cuando logres algo celébralo internamente, o simplemente mírate en el espejo y felicítate. 

¡Eres maravilloso! Incluso conmigo a tu lado en cada paso que das, puede hacer algunas cosas. El mejor cuidado personal implica alentarse con pensamientos y miradas positivas.
Ahora que lo pienso…, haz una lista de todas las cosas buenas de ti. Manténla a mano para esas ocasiones en no te sientes tan bien contigo mismo. Escribe en un diario y reconócete tu mismo las cosas que puedes lograr. Tal vez sea solo cambiarte y salir de tu habitación para ir a la sala de estar a ver televisión con tu familia. Tal vez te duches y arregles el pelo.
Habrá ocasiones en que hasta intentaré evitar que te puedas lavar los dientes. Si te hago sentir así, levántate y cepilla tus dientes y escríbelo en tu diario como un gran logro. Mientras estés en el baño, mírate en el espejo y felicítate a ti mismo, di: ‘buen trabajo’.
Y recuerda, MI nombre es fibromialgia. ¡El tuyo no!. Eres simplemente alguien que está aprendiendo a vivir conmigo. Algunos días serán mejores que otros. Siempre los días buenos los verás como un regalo. 
Luchas para continuar con tu vida y la de tu familia lo mejor que puedes y eso es maravilloso!. Del mismo modo que tratamos de decirle palabras inspiradoras a nuestros hijos que están aprendiendo (y en ocasiones fallando) al hacer cosas nuevas, todos los pacientes están aprendiendo a vivir con una nueva condición. 
NO eres la condición. Encuentra maneras de mantener pensamientos positivos acerca de tí mismo siempre.
Después de todo eres una persona increíble!.
Con cariño,
tu Fibromialgia.

Deja un comentario