Fibromialgia, los puntos gatillo en el cuello causan mareos y otros síntomas desagradables

Los puntos dolorosos en el cuello pueden distorsionar su percepción y  sentido del equilibrio, causando que deje caer cosas o tropiece. 

Muchos síntomas que involucran la cabeza y el cuello, las orejas, los ojos, la nariz y la garganta, pueden deberse a puntos gatillo en el cuello. 
¿Dónde están estos puntos desencadenantes, qué síntomas provocan y cómo tratarlos?.

¿Cuáles son los puntos desencadenantes?
En términos simples, un punto desencadenante es un nódulo que se forma en el músculo y envía señales de dolor a otras áreas del cuerpo. 
Los puntos desencadenantes hacen que el músculo se vuelva más apretado y se acorte. Cuando los músculos se acortan, no pueden realizar el movimiento completo, alterando la forma en que se mueve se sienta o se para. Esto conduce a problemas de fuerza y ​​flexibilidad.
La fibromialgia consiste en una anomalía en la percepción del dolor, de manera que se perciben como dolorosos, estímulos que habitualmente no lo son.
Por lo tanto, el tratamiento de los puntos dolorosos ayudará a controlar el dolor asociado con la fibromialgia.
Puntos desencadenantes en el cuello que causan mareos
Los puntos dolorosos en el músculo esternocleidomastoideo, en el cuello pueden causar mareos. 
Es un músculo grande a lo largo del frente en ambos lados del cuello. Está compuesto por dos bandas musculares interconectadas.  Estas bandas musculares comienzan desde el hueso mastoideo detrás de la oreja. Una banda se conecta al esternón, y la otra se conecta a la clavícula. La banda esternal se encuentra en la parte superior de la banda de clavícula.
Las funciones principales de estos músculos, son girar la cabeza de lado a lado y flexionarla hacia abajo. El esternocleidomastoideo también ayuda a mantener una posición estable de la cabeza, durante otros movimientos del cuerpo. Cualquier posición incómoda puede crear puntos de activación en estos músculos.
Otra función del músculo es elevar el esternón cuando inhalas. 


Síntomas de los puntos dolorosos esternocleidomastoideo
Los efectos pueden ser asombrosamente generalizados. 
Los síntomas creados por estos puntos gatillo incluyen:
♦  mareos, vértigo y desequilibrio
♦  visión borrosa, doble, lagrimeo excesivo, enrojecimiento de los ojos, párpado caído y contracciones del ojo.
♦  pérdida de audición, tinnitus (zumbido, zumbido o zumbido en los oídos)
♦  dolor de cabeza por migraña , dolor de cabeza sinusal
♦  náuseas
♦  congestión sinusal o drenaje sinusal
♦  tos crónica, dolor de garganta
♦  rigidez en el cuello
♦  sudor frío en la frente
♦  fiebre del heno continua o síntomas de resfriado
♦  dificultad al tragar
¿Qué causa los puntos gatillo esternocleidomastoideo?
Los puntos de activación se pueden crear mediante posturas que mantienen el músculo contraído, por ejemplo para mantener la cabeza mirando la pantalla de una computadora o conduciendo. 
Mantener la cabeza girada hacia un lado o mantener la cabeza hacia atrás, es seguro que causará problemas. 
Respirar desde el pecho en vez del vientre, también puede sobrecargar el músculo.
Aquí hay una lista de actividades que pueden crear puntos dolorosos en dicho músculo:
♦  Actividades generales
♦  Mantener la cabeza vuelta hacia un lado
♦  Postura de la cabeza hacia adelante
♦  Sostener el teléfono con el hombro
♦  Levantar pesos
♦  Caídas y efecto latigazo
♦  Una pierna corta, escoliosis, o postura incómoda
♦  Estrés y tensión muscular
♦  Tos crónica o asma
♦  Respirar desde el pecho
Tratamiento de los puntos gatillo del esternocleidomastoideo
Los puntos desencadenantes son fáciles de tratar por sí mismos. Dicho grupo muscular puede contener hasta siete puntos gatillo. La división esternal generalmente tiene 3-4 puntos gatillo espaciados a lo largo de su longitud, mientras que la división de la clavícula tiene 2-3 puntos gatillo.
Estiramiento del esternocleidomastoideo:
        1 Colóquese sentado en una silla y agarre con la mano el lateral de la misma.
       2 Flexione el cuello, incline la cabeza hacia el lado contrario al lado a estirar y gire la cabeza hacia el lado que se esta tratando, al notar tensión querrá decir que hemos encontrado la zona a estirar y,
       3 mantendremos la postura de la cabeza sujetándola con la mano que nos queda libre.
      4 Para aumentar la tensión nos dejaremos caer hacia el lado contrario al que estamos agarrados a la silla durante 6-10 segundos.
      5 La secuencia se podrá repetir 3 veces en cada lado.

 

Política de privacidad del uso de productos de Google

Deja un comentario