16 cosas que debes dejar de hacer si padeces de Fibromialgia y EM.

¿Qué 16 cosas debemos evitar hacer cuando padecemos de fibromialgia?

1. Dejar de poner nuestras necesidades en segundo plano.  
Si tenemos cualquier condición crónica, es necesario que pongamos en primer lugar nuestras propias necesidades. 
La fibromialgia es más común entre las mujeres, y a las mujeres se les enseña que sus necesidades deben ir en último lugar, después de su esposo, hijos, hogar, iglesia, trabajo, voluntariados y cualquier otra cosa que pudiera presentarse.
2. Deje de pasar tiempo con las personas equivocadas. 
Las personas que agregan estrés a tu vida siendo que causa el empeoramiento de tu enfermedad, elimina ese agregado de estrés mediante alejarte de esa persona. tal vez no puedas alejarte por completo pero puedes optar por evitarlos lo más posible. 

3. No guardar rencor por cosas pasadas. 
Guardar rencor es un estrés innecesario. Nos hace y centrarnos sólo en crear pensamientos negativos acerca de alguien o algo, cuando deberíamos estar tratando de enfocarnos en cosas más positivas. Deja ir el resentimiento. Pensarás en esa persona de vez en cuando, pero cuando lo hagas, simplemente  reemplázalo pensando en alguien que te importa y que te hace sonreír. 

4. Deja de tratar de ser todo para todos. 
La capacidad de decir no, es muy útil e importante. Con demasiada frecuencia los pacientes de fibromialgia somos incapaces de decir que no, sintiéndonos culpables cuando no podemos decir que si. No podemos ser todo para todos, cuando ni siquiera podemos ser todo para nosotros mismos… 
5. Deja de mentirte a ti mismo. 
No te sientes bien y alguien te pregunta cómo estás, contestas con un ‘Estoy bien’ pero no es la verdad y tampoco es la verdad cuando te lo dices a ti mismo
6. Deja de perder el tiempo dando explicaciones. 
Si no puedes hacer algo, sencillamente di que no y sigue adelante. No trates de explicar por qué no puedes hacerlo, porque de todos modos no les importará. 
7. Deja de tratar de aferrarte al pasado. 
Mientras seas capaz de encontrar maneras de mejorar tus síntomas, es probable que no vuelvas a estar al 100% de nuevo, siempre habrá límites. 
No trates de recuperar los niveles de actividad que tenías antes de tu enfermedad, toma conciencia de que así era antes y ahora es como es. Concéntrate en lo que puedes hacer en lugar de en lo que solías ser capaz de hacer. 
8. Deja de reprenderte a ti mismo por los errores del pasado. 
La culpa es nuestro enemigo constante. Lo que está en el pasado hay que dejarlo ir y seguir adelante centrándote en lo que puedes hacer de ahora en más. 
9. Deja de estar celoso de los demás. 
Es fácil ponerse celoso de lo que otros tienen o lo que pueden hacer. 
Pero ellos también tienen limitaciones. Nadie ve la verdadera vida de otra persona, sus capacidades o discapacidades y sus límites. Concéntrate en lo maravilloso que tiene tu vida. 
10. Deja de quejarte y sentir lástima por ti mismo. 
Está bien sentir compasión de sí mismo de vez en cuando, pero no debe durar más de cinco minutos y no debes comentárselo a tus amigos. Las mayoría de las personas solo quieren escuchar los aspectos positivos de la vida. 
11. Mira la belleza de los pequeños momentos.  
En realidad no apreciamos las pequeñas cosas hasta que no las podemos volver a hacer. Por lo tanto tómate unos minutos cada día y piensa en las pequeñas cosas de las que haz disfrutado. Anótalas para que puedas recordarlas más tarde cuando sientas compasión. 

12. Deja de tratar de hacer todo perfecto.  
Es necesario centrarse en la realidad en lugar de la perfección. Toma pequeños pasos para mejorar las cosas, y estar más cerca de la idea de lo que quieres que sea tu vida, sin preocuparte constantemente de cuánto falta para que sea perfecta. 
13. Deja de actuar como si todo estuviera bien, si no lo está. 
Si no está bien di la verdad. Cuando un verdadero amigo realmente se preocupa por ti y pregunta cómo estás, sé honesto. 
 
14. Deja de preocuparte tanto. 
Podemos sentir que no controlamos nuestra vida y tal vez sea así. Pero no te preocupes por ello. Deja que la vida sea lo que deba ser. Controla las cosas que puedes controlar y deja que el resto ocurra. La preocupación constante sólo hará que se sientas peor.
 
15. Deja de centrarte en lo que no quieres que suceda. 
No quieres despertar con una crisis/brote, entonces es lo único que piensas, terminas sin poder dormir, lo que resulta en despertar con una crisis al fin. ¿Te suena familiar? Bueno, ¡detenlo!. Enfócate en el resto de la buena noche que sabes que puedes conseguir y lo bien que te sentirás por la mañana, ya que tomaste las decisiones correctas respecto de las cosas que están bajo tu control . 
16. Deja de ser desagradecido. 
Agradece cada minuto de cada día. Siempre hay algo maravilloso por qué estar agradecido. Di ‘gracias’ por las cosas pequeñas y hazlo en serio. En vez de seguir molesto de no poder realizar algo que pretendías hacer y que te hace sentir ‘inútil’, se agradecido por lo que sí puedes hacer.


Deja un comentario