Fibromialgia y Polimialgia, Veamos Más de Ambas Condiciones

Paralelismos:

Tanto la fibromialgia como la polimialgia, pueden darse en familias. 
En otras palabras, tener ciertos genes puede aumentar su riesgo de desarrollar cualquiera de las dos enfermedades. Esto es verdad en muchas enfermedades. 
Los estudios realizados por la Clínica Mayo muestran que la polimialgia se diagnostica con mayor frecuencia en ciertas temporadas. 
Esto sugiere que algo en el medio ambiente, como un virus, podría jugar un papel. 
Algunos investigadores creen que es causada por la infección respiratoria del adenovirus.
Sin embargo, nadie está completamente seguro de las causas de la polimialgia. 
Algunos piensan que está relacionado con la artritis reumatoide, mientras que otros creen que en realidad es un trastorno genético. 
Otra posible causa o factor, es una enfermedad autoinmune. 
Como se indicó anteriormente, la polimialgia puede deberse a un trastorno autoinmune en el que los glóbulos blancos atacan el revestimiento de las articulaciones, y causan inflamación.
Algunas enfermedades e infecciones, como la artritis reumatoide y otros trastornos autoinmunes también pueden causar fibromialgia. 
El trastorno por estrés postraumático y otros traumas emocionales o físicos también pueden desencadenarla. 
Entonces, si bien ambas enfermedades muestran muchas de las mismas condiciones y problemas, difieren en su origen, sus inicios y sus desencadenantes.
Una mirada más cercana
Dado que la fibromialgia y la polimialgia tienen algunos síntomas similares y, a menudo, siguen un curso paralelo a pesar de que difieren, ¿exactamente cómo se determina un diagnóstico adecuado y cuáles son los pasos hacia la ayuda para cada una de las afecciones?
Existen algunas pruebas y factores que pueden ayudar a su médico a determinar si está tratando, o no, con polimialgia frente a fibromialgia. Su papel en este proceso es muy importante como mencionamos desde el principio. 
Lleve un registro de sus síntomas, de su entorno cuando haya un empeoramiento de las condiciones y de los brotes y la frecuencia, así como la duración de los síntomas.
Una vez que se reúna con su médico, es posible que deseen realizar una serie de pruebas para hacer un diagnóstico de polimialgia reumática, que incluyen:
•  Análisis de sangre
•  Pruebas de imagen tales como resonancia magnética o ultrasonido
•  Monitorización del estado de la arteritis de células gigantes.
 
A continuación, se detalla el tipo de pruebas a las que puede someterse cuando un médico sospecha que puede estar sufriendo de polimialgia reumática.
Su proveedor de atención médica realizará dos análisis de sangre para confirmar el diagnóstico:

Tasa de sedimentación eritrocítica


Es una medida del tiempo que tardan las células sanguíneas en 


caer al fondo de un tubo de ensayo. 


Conocida como sedimentación eritrocítica, las células sanguíneas caen más 


rápido cuando se exponen a la inflamación. 


Un descenso rápido podría indicar polimialgia reumática.


Aquellos con polimialgia tienen una alta tasa de sedimentación 

eritrocítica, mientras que la de una persona que padece fibromialgia 

usualmente es normal.

¡Gracias por leernos!

Información extraída de: 
newlifeoutlook.com

Publicado por irmizza

Tengo fibromialgia desde hace muchísimos años, debido a la poca información seria que encontraba respecto al tema, hace 9 años comencé un Blog en el cuál fui publicando información seria, de fuentes confiables. Esta es la función de mi sitio web, informar y ayudar a los pacientes de fibromialgia.

Deja un comentario

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad
A %d blogueros les gusta esto: