Fibromialgia y Polimialgia, veamos más de ambas condiciones

Paralelismos:

Tanto la fibromialgia como la polimialgia, pueden darse en miembros de una familia. En otras palabras, tener ciertos genes puede aumentar su riesgo de desarrollar cualquiera de las dos enfermedades.
Algunos investigadores creen que puede ser causada por la infección respiratoria del adenovirus.
Hay dos factores que parecen contribuir a causar la polimialgia:
  • Genética. Algunos genes y variaciones genéticas pueden incrementar tu susceptibilidad.
  • Exposición ambiental. Los casos nuevos de polimialgia reumática tienden a presentarse en ciclos y pueden manifestarse de manera estacional.
 
Síntomas
  • Dolor en los hombros.
  • Dolor en el cuello, parte superior de los brazos, glúteos, caderas o muslos.
  • Rigidez en las zonas afectadas, particularmente por la mañana o después de estar inactivo por un largo tiempo.
  • Amplitud de movimiento limitada en las zonas afectadas.
  • Dolor o rigidez en muñecas, codos o rodillas.
La polimialgia o polimialgia reumática es una enfermedad inflamatoria de los músculos. La causa es incierta, pero se cree que es una enfermedad autoinmune en la que el sistema inmunológico ataca los tejidos conectivos propios.
 
Las personas que padecen artritis reumatoide u otras enfermedades autoinmunes tienen más tendencia a desarrollar diferentes mialgias entre las que se encuentra la fibromialgia, ya que de por sí el sistema inmune de estas personas no funciona como debería.
El trastorno por estrés postraumático y otros traumas emocionales o físicos también pueden desencadenar la fibromialgia. 
 
 
Una mirada más cercana
Dado que la fibromialgia y la polimialgia tienen algunos síntomas similares, ¿que hará el médico para realizar el diagnóstico correcto?:
Un examen físico, exámenes articulares y neurológicos, los resultados de estas pruebas pueden determinar la causa de tu dolor y rigidez. Durante el examen, el médico moverá suavemente tu cabeza y tus extremidades para evaluar la amplitud de movimiento.El médico podría reevaluar el diagnóstico a medida que avanza el tratamiento. Algunas personas diagnosticadas inicialmente con polimialgia reumática se diagnosticaron posteriormente como pacientes de artritis reumatoidea.

Estas son algunas de las pruebas que el médico puede recomendarte:

  • Análisis de sangre. El médico buscará dos indicadores de inflamación: la velocidad de sedimentación globular (tasa de sedimentación) y la proteína C reactiva. Pero en algunas personas con polimialgia reumática, estas pruebas son normales o solo ligeramente altas.
  • Pruebas por imágenes. La ecografía se usa cada vez más para distinguir la polimialgia reumática de otras enfermedades con síntomas similares. La resonancia magnética también puede identificar otras causas de dolor en el hombro, como cambios en las articulaciones.

La arteritis de células gigantes es un trastorno que causa la inflamación de las arterias del cuero cabelludo, del cuello y los brazos. Los primeros síntomas de la arteritis de células gigantes se parecen a los de la gripe: fatiga, pérdida de apetito y fiebre. Otros síntomas incluyen:

  • Dolores de cabeza
  • Dolor y sensibilidad en las sienes
  • Visión doble o pérdida de visión, mareos
  • Problemas con la coordinación y el equilibrio
  • Dolor en la mandíbula y en la lengua
El análisis de velocidad de sedimentación mide la distancia que recorren los glóbulos rojos en una hora al descender en un tubo de ensayo. Mientras más hayan descendido los glóbulos rojos, mayor será la respuesta inflamatoria del sistema inmunitario. Que también sería un indicativo de polimialgia.
En cambio en la fibromialgia, estos resultados son normales.

Deja un comentario