¿Tu pareja tiene Fibromialgia? Mira 5 tips para poder brindar la comprensión necesaria.

El matrimonio y las relaciones en general son un camino complejo. Se conocerán en su mejor y también peor momento. Pero, a pesar de todo continúan siendo un equipo. Uno de los grandes beneficios de estar en una relación es tener un compañero que siempre te respalda. Es tanto o más importante apoyarse mutuamente cuando un miembro de la pareja tiene alguna enfermedad.
Estar casado con alguien con fibromialgia aumenta los desafíos que seguramente surgirán a lo largo de la vida. Es especialmente cierto cuando la condición recién comienza. Es un tiempo de aprendizaje y adaptación para el paciente y para quienes lo rodean. Incluso  para algunos puede sentirse como un momento de luto.
Cuando a una persona se le diagnostica fibromialgia por primera vez , es probable que se sienta angustiada y perdida. La fibromialgia es una enfermedad muy compleja que puede afectar la vida entera de una persona. Y lo peor de todo es que es crónica.
Este es un momento de temor y angustia, pero es comprensible que sean momentos complejos para quienes rodean al paciente. ¿Qué puede ayudarte a superar este momento difícil? ¿Qué hacer para seguir trabajando en equipo con tu pareja?
Aprende sobre la condición
Investiga qué es la fibromialgia y qué abarca, incluida la diferencia entre polimialgia y fibromialgia, pues no son lo mismo. Esto te ayudará a entender mejor por lo que está pasando tu pareja.
También será un gran consuelo para ellos ver que te preocupas lo suficiente como para querer saber más, demostrándole que estás de su lado para brindarle tu apoyo.
Se paciente
Esto abarcará casi todos los aspectos de sus vidas. Sé paciente cuando no pueden hacer todo lo que solían hacer. Sé paciente cuando la casa esté hecha un desastre. 
Sé paciente cuando la cena no está hecha. Sean pacientes si tienen que reducir sus horas en el trabajo. 
Sé paciente cuando no puedan salir y hacer las cosas que hacían antes.
Sé paciente mientras aprenden a equilibrar sus actividades normales.
Sé paciente cuando estén tristes.
Sé paciente cuando estén enojados.
Sé paciente cuando estén de mal humor. 
Todas estas son respuestas normales en el paciente al enterarse que tienen una enfermedad crónica, pero es probable que no duren para siempre. Se paciente durante este período de ajuste.
Comunicarse
Sé abierto acerca de cómo te sientes. Podrías llegar a pensar que no deberías quejarte, que tu cónyuge tiene suficiente con sus problemas. Pero mantener tus sentimientos guardados no te hace bien. Puede llevarte a la frustración y al resentimiento. 
Encuentra un buen momento para hablar, explica con calma cómo te está afectando la situación. No hables solo sobre ti. Anima a tu compañero sea abierto también. Mantente dispuesto a escuchar, sin juzgar.
Recuerda que es posible que a veces solo necesite enojarse con su nuevo diagnóstico, sin que tú debas intentar arreglar su estado. Sólo recuérdale que están juntos en esto.
Puede serte útil encontrar a alguien más con quien hablar, desahogarte. Tal vez unirte a un grupo de apoyo, o encontrar a personas en tu misma situación en las redes sociales. Esto puede ser útil y terapéutico, también las demás personas podrán darte ideas respecto a como tener una mejor mentalidad para poder ayudar a tu pareja.
Aceptar la nueva forma de vida
La esperanza es que el médico de tu pareja encuentre algún tratamiento que logre brindarle alivio. Pero es importante que entiendas que su vida nunca volverá a ser lo que era antes de que comenzara con los síntomas de fibromialgia, lo que significa que la vida como pareja ya ha venido cambiando antes del diagnóstico y seguirá siendo diferente de aquí en adelante.
Esto no quiere decir que nunca volverá a tener días buenos, ¡los tendrá! Pero también habrá días malosY más que nada habrá días que sean una mezcla de ambos. Pero con comprensión y mucho amor, podrás emprender esta nueva forma de vida, y aprender a aprovecharla al máximo.
Concéntrate en lo que tu compañero puede hacer. Trata de encontrar lo positivo en cualquier situación. Encuentra nuevas actividades que puedan hacer juntos. Esta será una distracción bienvenida para tu ser querido y ayudará a mantener fuerte su relación.
Involúcrate en su tratamiento
No hay un tratamiento que ayude a todos los pacientes. Hay múltiples medicamentos, vitaminas, suplementos, cambios en la dieta y ejercicios que ayudan a algunas personas con fibromialgia, pero no a todas. 
Traten de encontrar lo que funcione mejor, puede ser bastante confuso y frustrante. Mientras que tu cónyuge intenta diferentes tratamientos, haz tu mejor esfuerzo para mantenerte involucrado. Toma nota de cualquier cambio, para mejor o peor, que notes en su condición.
El amor, la amabilidad y la preocupación, contribuirán en gran medida a mantener una relación cercana y feliz. No olvides que eres parte de un equipo. Tu ser querido necesitará tu apoyo en este momento difícil, al igual que también hará todo lo posible para apoyarte, si en algún momento surge la necesidad. 
Trata de ver esto como otra oportunidad para mostrar tu amor y devoción.
La fibromialgia cambiará sus vidas. Pero eso no es exactamente algo malo. Luchar juntos en este momento difícil puede ayudarles a ambos a sobrellevar la situación, y también a acercarse aún más como pareja.
 

Política de privacidad del uso de productos de Google

Deja un comentario