¡Mi día con Fibromialgia se hace cuesta arriba desde que me despierto! ¿Qué puedo hacer?

A pesar de que la fibromialgia es única, por la forma en que afecta a múltiples sistemas en el cuerpo, no estamos solos cuando se trata del dolor, millones de adultos sufren de dolor crónico.

Además, el 80% se ven afectados por depresión debido al dolor.
El dolor crónico es inevitable, ¡el sufrimiento es opcional!
Compartiremos una nueva forma de ver el dolor crónico de la fibromialgia y una nueva manera de tratar con él, que puede mejorar su calidad de vida.
Vamos a empezar por deshacer ‘la experiencia del dolor’ en sus componentes. En primer lugar, un maestro de meditación, Shinzen, desarrolló la siguiente ecuación:
Sufrimiento= Dolor x Resistencia
Lo que significa que cuanto más ‘se combate el dolor’, más se sufre. Usted debe hacerle frente a su dolor crónico y aceptarlo. Después de todo, es un hecho, existe y hay que reconocerlo como lo que es y sólo lo que es, ni más ni menos. Este es el primer paso para el tratamiento del dolor crónico y el control de nuestro ‘sufrimiento’. 
¿Por qué es esencial este paso?
Es esencial, porque con dolor crónico, la mayoría de nosotros realmente no distinguimos entre el dolor y el sufrimiento y eso es bastante normal. Pero, si lo piensa bien son cosas muy diferentes.

El manejo del dolor crónico requiere que entendamos y aceptemos las diferencias.
Por ejemplo, una mujer en trabajo de parto suele sentir un dolor muy severo que ha elegido para lograr un resultado feliz. En su mayor parte, su mente está centrada en el niño que va tener en sus brazos en un corto tiempo.
Esto implica una aceptación e incluso abrazar y cuidar el dolor, en la medida que podemos ahorrarnos el sufrimiento de más, aceptando nuestro dolor, dándole un espacio y responsabilizándonos de él.
De esta manera, la ‘resistencia’ de la fórmula anterior, resulta bastante pequeña y así el ‘sufrimiento’ es menor de lo que podría ser si nos resistimos a él.
Los Elementos de manejo del dolor crónico
Los sensores del dolor generan señales eléctricas que se propagan rápidamente a lo largo de nervios formados por miles de finas fibras nerviosas, hasta llegar a la médula espinal donde se conectan con otras neuronas. Cuando llega un mensaje al cerebro procedente de cualquier parte del cuerpo, el cerebro envía al cuerpo un mensaje sobre cómo reaccionar. Por ejemplo, si tocas un horno caliente, los nervios de tu piel enviarán un mensaje de dolor a tu cerebro.
La región del cerebro que tiene un papel importante en la percepción del dolor es la amígdala central. La percepción del dolor es esencial para la supervivencia, pero la intensidad del dolor que una persona siente puede amplificarse o disminuir.
Y finalmente a la neocorteza cerebral responsable de nuestra capacidad de razonamiento, permitiendo el pensamiento lógico y la consciencia, donde ‘la planificación’ subconsciente o consciente tiene lugar, destinada a evitar más dolor. En el caso del dolor crónico ‘la planificación’, no funciona y los resultados hasta el hiper-estado de alerta, son  acompañados por depresión.
Podemos usar este conocimiento en nuestro manejo del dolor crónico.

Párr. de: Verdadera esencia, Kidshealth, El comercio, scielo.cu,

psicologiaymente.com.

Política de privacidad del uso de productos de Google


Deja un comentario