Sensibilidad y dolor en la piel, lamentablemente causados por la Fibromialgia

Alodinia: sensación de dolor desencadenada por estímulos que normalmente no causan dolor, ejemplo: dolor después de una fricción suave (alodinia mecánica) o de la aplicación de un poco de calor o de frío (alodinia térmica).

La fibromialgia es conocida por causar dolor generalizado. Se presenta en forma de dolor articular, muscular e incluso nervioso. El dolor nervioso específicamente es continuo, quemante y punzante, muy diferente de los otros tipos de dolor. 
Es el dolor nervioso causa sensibilidad al tacto, lo que se conoce como alodinia.

La alodinia no es tan común como el dolor en las articulaciones y los músculos, pero puede ser muy difícil vivir con ella. La sensibilidad al tacto puede variar en severidad de persona a persona, de la misma manera que los demás síntomas de la fibromialgia.
Para los pacientes que sufren de sensibilidad al tacto, cosas ‘normales’ como golpearse o chocar contra una mesa les causa dolor, mucho más dolor de lo que debería. 
Hay personas a las que ser tocado ligeramente por alguien, o el roce de su propia ropa les causa una sensación de dolor extremo.
¿Qué causa este tipo de dolor?
Tienes un amigo que es emocionalmente sensible, estás conversando con él y haces un comentario completamente inocente, y él lo toma a mal y se echa a llorar. Te quedas sin saber qué hacer o decir, tratando de descubrir qué lo afectó tanto…
En nuestro caso, ‘el amigo’ sería nuestro sistema nervioso central. Ante algo simple, como rozar tu brazo contra el marco de la puerta mientras pasas, sientes un dolor horrible. Piensas: ¿qué pasó?, el problema es la sensibilización del organismo que envía señales a tu médula espinal de que algo causó un terrible dolor. Lo que debería haberse registrado en tu cerebro como una sensación leve, se registró como dolor muy intenso.
La palabra alodinia significa ‘percepción anómala del dolor ante un estímulo que normalmente es indoloro’. Se refiere a cualquier dolor que surja como resultado de algo que normalmente no es doloroso. 
La piel se siente como violentamente golpeada, o como quemada por el sol, hasta el toque más leve puede sentirse muy doloroso, con la diferencia de que no hay nada visible que justifique el dolor. 
El hecho de que no se ve, puede hacer que las personas sanas lo olviden o incluso duden de que el dolor sea realmente real.

Deja un comentario