Tienes Fibromialgia, ¿cuál es la diferencia entre: todo está en mi cabeza o en mi cerebro?.


Muchos piensan que somos hipocondríacos, los amigos y la familia nos dicen que nos sentiríamos mejor si tuviéramos una actitud más positiva y el médico sigue hablando de depresión.

Entonces surge la pregunta: tengo Fibromialgia: ¿todo está en mi cabeza?. ¡NO!. ¡Está en mi cerebro!.

Hay días que pienso que mis síntomas no tienen sentido y me pregunto:
¿Realmente la fibromialgia estará en mi cabeza? La respuesta es NO.
Muchas personas con fibromialgia son cuestionadas acerca de si la enfermedad es ‘real’ o si es sólo una situación mental que se puede modificar con un cambio de actitud, incluso muchos médicos siguen pensando que la fibromialgia es una forma de depresión.
Los muchos síntomas y la forma cambiante en que van y vienen, hace que sea difícil para la gente aceptar que sea realmente una enfermedad.
Para la gente, lo ‘normal’ es que una persona enferma:
1) tenga la enfermedad por un tiempo y luego se mejore o,
2) que se mantenga igual con la enfermedad todo el tiempo.

Una persona con fibromialgia puede estar bien un día y con un episodio doloroso agudo el siguiente, y esto para muchos es difícil de entender.
El problema sí tiene que ver con el cerebro (no con la actitud), las investigaciones han encontrado que los pacientes con fibromialgia muestran una desregulación de la función de los neurotransmisores del dolor y experimentan una asociación mediada por neurohormonas con irregularidades del sueño y hay una mayor actividad en áreas relacionadas con el dolor. Se han descrito diferentes áreas del sistema nervioso central, relacionadas entre sí que se alteran en los pacientes con fibromialgia. Estas áreas se extienden más allá de los circuitos de dolor, lo que explicaría la variada sintomatología de los pacientes y el dolor característico mencionado por ellos. Sí, esos desarreglos están literalmente en tu cabeza, pero no en la manera que la gente quiere decir cuando usan esa frase.
Las investigaciones también han demostrado anormalidades en otras áreas del cuerpo: 
•  irregularidades hormonales,
•  inestabilidad del sistema inmunológico,
•  problemas digestivos,
•  alteraciones nutricionales,
•  la descontrol del flujo sanguíneo y
•  desarreglos celulares.

La afirmación de que en la fibromialgia está ‘todo está en tu cabeza’, es antigua y está fuera de lugar.
A pesar de que todavía no se entiende completamente esta enfermedad, es evidente que hay múltiples causas involucradas en el comienzo de los síntomas.
 

Deja un comentario