Fibromialgia, El Abuso Doméstico Provoca el Doble de Riesgo de Padecerla

Ava Shypula tuvo una infancia difícil en la Polonia comunista. 

Su padre la maltrató físicamente y la dejó sola en casa durante horas, a veces durante días. Ava se enfermó crónicamente a una edad temprana.  
“Mis síntomas comenzaron muy temprano, casi hasta donde recuerdo. Comenzaron con dolor en las articulaciones, escalofríos y síntomas constantes de gripe, con dolor de garganta inflamada”, recuerda Ava.
Incluso después de casarse con un médico y abandonar Polonia para comenzar una nueva vida en la ciudad de Nueva York, los síntomas de Ava persistieron.
«Mi entonces esposo ignoró mis síntomas, enfocándose en su propia carrera y estudiando para volver a certificar su diploma médico», dijo. «El miedo al fracaso, el orgullo y la ambición de tener éxito solo acrecentaron mi enfermedad, que en ese momento fue diagnosticada como síndrome de fatiga crónica«.
Solo después de que su matrimonio terminó en un desagradable divorcio, Ava comenzó a comprender su enfermedad y el papel desempeñado por el estrés. Le diagnosticaron fibromialgia, una enfermedad poco conocida caracterizada por dolor corporal generalizado, fatiga, falta de sueño, ansiedad y depresión.
Un neurólogo le recetó Lyrica y los síntomas de Ava comenzaron a mejorar.
«Durante muchos años, las mujeres con fibromialgia no diagnosticada habían sido descartadas como histéricas que tenían problemas emocionales«, dijo. «Junto con una ayuda fantástica de mi psiquiatra, mis síntomas disminuyeron lenta pero notablemente, no completamente, pero se han vuelto más manejables».
 
El abuso causa estrés físico y psicológico
La historia de Ava Shypula no es única. De hecho, es muy común, de acuerdo con un nuevo estudio que encontró que las mujeres sobrevivientes de abuso doméstico tienen casi el doble de riesgo de desarrollar dolor corporal generalizado y síndrome de fatiga crónica (SFC).
Investigadores de las universidades de Birmingham y Warwick en el Reino Unido examinaron los registros médicos de más de 18,500 mujeres que sufrieron abuso doméstico y las compararon con 74,000 mujeres que no lo hicieron. Los datos de salud se recopilaron de 1995 a 2017.
El estudio, publicado en el Journal of Interpersonal Violence, es uno de los primeros diseñados para evaluar la relación entre las mujeres que han sido maltratadas y la probabilidad de que desarrollen enfermedades a largo plazo como la fibromialgia.
«Los sobrevivientes de abuso doméstico pueden experimentar un inmenso estrés fisiológico y psicológico», dijo la profesora Julie Taylor, de la Escuela de Enfermería de la Universidad de Birmingham. Los cambios que ocurren en el cuerpo como resultado de ese estrés pueden conducir a una multitud de malos resultados de salud como lo que vemos en nuestro estudio aquí.
«Esta es una relación muy compleja y es importante enfatizar que no todas las mujeres que han sido maltratadas desarrollarán fibromialgia o SFC, y que tener estas condiciones no significa que haya habido abuso doméstico en el pasado».
Investigaciones anteriores han encontrado que aproximadamente una de cada cuatro mujeres en el Reino Unido ha experimentado algún tipo de abuso doméstico, y una gran proporción de esos casos son violencia a manos de una pareja íntima. A nivel mundial, aproximadamente una de cada tres mujeres sufre abuso doméstico.
«Teniendo en cuenta la prevalencia del abuso doméstico y el hecho de que los pacientes que experimentan fibromialgia y SFC a menudo enfrentan retrasos en el diagnóstico debido a una comprensión limitada en general de cómo se causan estas afecciones, es importante que los médicos tengan en cuenta que las mujeres que han sobrevivido al abuso tienen un mayor riesgo de estas afecciones «, dijo el Dr. Joht Singh Chandan.
«Esperamos que estos primeros hallazgos de investigación de este tipo cambien la práctica de la atención médica y sean de ayuda en el diagnóstico temprano de fibromialgia y SFC en mujeres que han sido maltratadas«.
Ava Shypula espera que compartir su historia ayude a otras mujeres a comprender su enfermedad, recibir tratamiento y hacer cambios en el estilo de vida para reducir el estrés. Ella ha aprendido que evitar las bajas temperaturas, mantenerse caliente y dormir bien por la noche reducirá sus síntomas.

«Aliéntelos a defenderse en lugar de renunciar y vivir con pena y depresión, que es lo que he experimentado en diferentes momentos de mi vida». 
«He descubierto que el apoyo emocional juega un papel importante para luchar contra esta enfermedad».

¡Gracias por leernos!

Información extraída de: 
https://www.painnewsnetwork.org/

Publicado por irmizza

Tengo fibromialgia desde hace muchísimos años, debido a la poca información seria que encontraba respecto al tema, hace 9 años comencé un Blog en el cuál fui publicando información seria, de fuentes confiables. Esta es la función de mi sitio web, informar y ayudar a los pacientes de fibromialgia.

Deja un comentario

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad
A %d blogueros les gusta esto: