¿Cuáles son las vitaminas antiinflamatorias para Fibromialgia y artritis?

Las investigaciones han encontrado que ciertas vitaminas son compuestos antiinflamatorios.

Estas vitaminas se pueden adquirir en forma de suplemento o comer alimentos que las contienen naturalmente.
Les presentamos seis vitaminas que poseen propiedades antiinflamatorias y también alimentos que son fuente de las mismas.

Vitamina A
La vitamina A puede evitar que el sistema inmunitario actúe en exceso y cause inflamación. Los betacarotenos son una fuente fundamental de vitaminaA: el betacaroteno se transforma en esta vitaminaúnicamente cuando el cuerpo lo necesita. La vitamina A es un nutriente importante para la visión, el crecimiento, la división celular, la reproducción y la inmunidad. También tiene propiedades antioxidantes.
Es conocida actualmente la importancia de suplementar la dieta deficitaria con vitamina A por el mayor riesgo que existe de fracturas óseas.
Alimentos ricos en vitamina A
  • Lácteos. La leche, la mantequilla o el queso, no solamente son fuente de calcio, sino también de vitaminaA.
  • Huevos. También los huevos forman parte de los alimentos ricos en vitaminaA.
  • Frutas. Las frutas como melón, albaricoque y mango, son una buena fuente de esta vitamina.
  • Verduras.
  • Legumbres.
Vitaminas del grupo B
Un estudio encontró que en las personas con artritis reumatoide los niveles bajos de vitamina B6 disminuían aún más, mientras que la intensidad del dolor e inflamación aumentaban.
La vitamina B6 se encuentra en:
  • Atún y salmón.
  • El banano.
  • Las legumbres (fríjoles secos)
  • La carne de res y de cerdo.
  • Las nueces.
  • La carne de aves.
  • Los granos enteros y los cereales fortificados.
  • Los garbanzos en lata.
El ácido fólico es una vitamina del grupo B, llamada también vitamina B9. El ácido fólico es fundamental para la formación de las células, ayuda a prevenir las anemias y a mantener la piel sana.
Vitamina C
 La vitamina C es un antioxidante. Los antioxidantes son nutrientes que bloquean parte del daño causado por los radicales libres. Un antioxidante es una sustancia capaz de neutralizar la acción oxidante de los radicales libres mediante la liberación de electrones en nuestra sangre, los que son captados por los radicales libres.
Las frutas y verduras son las mejores fuentes de vitamina C. Para ingerir las cantidades recomendadas de vitamina C, consuma alimentos variados como: frutas cítricas, por ejemplo: naranjas y pomelos/toronjas y sus jugos, así como pimientos rojos y verdes y kiwi, que son ricos en vitamina C.
Vitamina D
La vitaminaD3 modula el sistema inmunitario, los niveles bajos de esta vitamina eleva el riesgo de trastornos autoinmunes, como las enfermedades inflamatorias del intestino, algunas colagenopatías y la esclerosis múltiple.
Además, las personas con bajos niveles de vitamina D definitivamente pueden beneficiarse de la suplementación con vitamina D. 
La vitamina D está disponible naturalmente en la luz sol, pero no todos pueden obtener toda su vitamina D del sol. Cualquier persona que sospeche que sus niveles de vitamina D son bajos debe hablar con su médico acerca de realizar un análisis para comprobar su cantidad de vitamina D en el cuerpo e indicará la suplementación si fuera necesaria.
Las mejores fuentes alimenticias de vitamina D la leche y los cereales fortificados. Los pescados grasos como la caballa, el salmón, el atún o las sardinas. El hígado vacuno, la yema de huevo y el queso. Los hongos también aportan cierta cantidad de vitamina D cuando son expuestos a la luz ultravioleta.
Vitamina E
La vitamina E es esencial para el funcionamiento del organismo, debido a su acción antioxidante y a sus propiedades antiinflamatorias, que ayudan a mejorar el sistema inmune, la piel y el cabello, así como prevenir algunas enfermedades como la aterosclerosis y el Alzheimer.

La vitamina E se encuentra en los siguientes alimentos:

  • Aceites vegetales de maíz (como los aceites de germen de trigo, girasol, cártamo, maíz y soya).
  • Nueces (como las almendras, el maní y las avellanas).
  • Semillas (como las semillas de girasol).
  • Hortalizas de hoja verde (como las espinacas y el brócoli).
Vitamina K
La vitamina K es un nutriente que nuestro cuerpo necesita para estar sano. Es importante para la coagulación de la sangre y la salud de los huesos, y para otras funciones del cuerpo. La vitamina K es necesaria para la salud ósea, la mayoría de nosotros no obtenemos suficiente de la dieta. 
Hay dos tipos de vitamina K: vitamina K1 y K2.

La vitamina K1 procede en su mayor parte de verduras verdes y juega un papel en la coagulación sanguínea, mientras que la vitamina K2 es sobre todo sintetizada en el colon y es indispensable para una buena salud arterial y ósea. Las dos son absorbidas en el intestino delgado. La vitamina K2 se encuentra en alimentos fermentados y en productos de origen animal.

Deja un comentario