¿Qué ocurrió con mi letra, mi manera de escribir, mi firma? ¿Es por la Fibromialgia?


“Aspectos *grafológicos de la fibromialgia”

Esta ‘enfermedad invisible’ tiene efectos bien visibles en la manera de escribir. 
Tuvimos la oportunidad de trabajar en un caso de un testamento que fue impugnado de una mujer que falleció por otras causas, pero que estaba afectada de fibromialgia.
Tanto el texto como la firma presentaban muchas diferencias, con los escritos anteriores, realmente eran muy diferentes. 
En el testamento veíamos una letra intranquila, muy forzada, con una calidad gráfica muy deficiente, con presión despareja y muy tenue, también hicieron dudar unos trazos inclinados y cortados, que luego vimos que se debían a un problema para sostener la lapicera, y a pausas en la escritura debido al cansancio físico.
La letra ‘normal’ de la señora era muy distinta, tenía coherencia, era pareja con los caracteres redondeados. 
Estuvimos un tiempo recopilando escritos de personas afectadas de 
Fibromialgia y EM, en varios congresos de asociaciones de afectados, hemos hablado a fondo con personas diagnosticadas, con sus médicos, con familiares y con personajes públicos como Dª Manuela de Madre, diputada que nos concedió una entrevista.
Todo lo anterior fue para poder entender qué variantes en la escritura se producían, cuando se producían y porque se producían.
La aplicación de la psicografología (una técnica que permite observar los rasgos más importantes de la personalidad de un individuo) posibilita seguir el curso de una enfermedad física o psíquica.
Decir que escribimos con el cerebro no es ninguna novedad, como tampoco lo es el que intervienen de una u otra forma todos los músculos, órganos, sistemas  y elementos del cuerpo. 
La musculatura junto con el sistema esquelético de la mano realiza el acto de escribir, pero intervienen también músculos más alejados, del brazo, del cuello, la columna vertebral, el propio bombeo del corazón provocará variaciones.
A través de las manifestaciones clínicas de la fibromialgia y encefalomielitis miálgica, el dolor, el cansancio profundo y la depresión, asociados a la rigidez muscular, dificultad para dormir, cambios de humor, molestias generales, ya que todas ellas afectan físicamente, e intervienen en la escritura. Y también en la parte emocional, intelectual, afectiva y neurológica.
Por supuesto hay que tener en cuenta otros elementos  tanto personales como externos, como son la postura al escribir, la base (mesa, silla), temperatura ambiental, lápiz o lapicera, la posible ingestión de fármacos…
  • La escritura es aumentada de tamaño
  • Los óvalos aparecen deformados
  • Los subaspectos de la presión ( tensión, calibre y profundidad) aparecen disminuidos.
  • Se producen oscilaciones en las líneas base.
  • Hay inclinaciones irregulares Las formas son angulosas y rígidas.
  • Tanto plenos como perfiles presentan movimientos angulosos laterales
  • Los finales de línea a la derecha tienden a “bajar”
  • Desorganización general del escrito
  • Distribución despareja
  • Escritura confusa y desorganizada
  • Desorden, confusión, dispersión
  • Falta de regularidad en la continuidad
  • Márgenes retraídos y desordenados
  • Los puntos aparecen como rayas sinuosas
A pesar de lo indicado, los trazos no son temblorosos pero presentan oscilaciones. Relacionado con la presión, cuando les ofreces elegir para escribir entre un lápiz, un bolígrafo o un rotulador, siempre optan por el último. 

Permite una escritura aumentada, más precisa de menor presión en el papel. El acto de escribir, al tomar el elemento con los dedos en ‘pinza’, les causa un intenso dolor que se refleja en la escritura.  

Estas son las causas más evidentes. Si la persona es impulsiva, nerviosa o ansiosa, puede que su escritura sea más rápida y también más ilegible.
*Grafología: 
Técnica que estudia las características psicológicas de 
las personas a través de la forma de escribir.

Deja un comentario