Fibromialgia, la rigidez matutina

La rigidez matutina es común en la fibromialgia y se siente más en las primeras horas de la mañana. Ocurre en las articulaciones, los músculos, los tendones y los ligamentos de todo el cuerpo y con mayor frecuencia afecta los brazos, las piernas, las manos, los pies y la espalda.
 
 

Lidiando con la rigidez de la mañana
Prácticamente todas las personas con fibromialgia experimentan rigidez matutina regularmente, esto puede afectar las actividades diarias, dificultar sentarse, pararse o descansar, lo que sea que hagamos durante períodos prolongados. 
Los principales culpables de la rigidez matutina son la falta de actividad física, sobrepeso, mala alimentación, problemas para dormir y climas fríos y húmedos. Es posible que pueda aliviar la rigidez matutina abordando esos problemas.
♦  Asegúrate de dormir lo suficiente, para que tu cuerpo pueda repararse y recargarse. Si tu habitación está fría, sella las ventanas y la puerta, o usa un calentador o una manta eléctrica para evitar que el frío y la humedad endurezcan su cuerpo.
♦  Haga algunos estiramientos antes de levantarse de la cama. Mientras está acostado boca arriba y luego mientras está sentado al lado de su cama.
♦  Tomar una ducha caliente por la mañana puede ayudar a promover la circulación y relajar los músculos. Simplemente párate bajo el agua y relájate.
♦  Una vez que haya entrado en calor, intente algunos ejercicios de equilibrio y estiramientos suaves. El yoga y el tai chi son ejercicios excelentes para las personas con fibromialgia.
♦  Beba mucha agua durante todo el día y coma lo más saludable posible. Trate de evitar los alimentos problemáticos, como los que contienen colorantes artificiales, harinas blancas, sabores y edulcorantes artificiales.
♦  Haga algo de ejercicio durante todo el día, aunque sea solo camine y estírese. ¡Cada poquito ayuda!
♦  Vístase abrigado en los meses de invierno.  El aire frío hace que sus articulaciones y músculos se endurezcan.

 


 

Deja un comentario