Familiares, amigos: aprendan la mejor manera de ayudar a alguien con Fibromialgia.

El dolor provoca en el paciente alteraciones físicas, psicológicas, sociales y laborales, capaces de afectar su bienestar y calidad de vida.
¿Cómo puedo ayudar a mi familiar o amigo con dolor, a conseguir una mejor calidad de vida?

Sabemos lo difícil que es ver sufrir a una persona que queremos.
Podemos ayudar a nuestro ser querido a encontrar el tratamiento adecuado y a cumplir con las indicaciones dadas por el médico para mejorar su salud y su vida.
 
Lo primero que debemos conocer es que existen diferentes tipos de dolor, para facilitar la comprensión: los dolores se dividen en agudos y crónicos:
a) Dolor Agudo: 
Es un dolor de corta duración, que puede ser transitorio o momentáneo. Transcurre en un corto período de tiempo (de algunos días a seis meses). 
Por ejemplo el dolor de un cólico renal, el provocado por un golpe, o el dolor posterior a una fractura, entre otros.
b) Dolor Crónico: 
Es una sensación dolorosa prolongada, con más de seis meses de duración.
Por ejemplo el dolor lumbar crónico y el dolor de las personas que padecen artrosis, fibromialgia, entre muchos más padecimientos.
Tanto el dolor neuropático como el nociceptivo pueden ser crónicos o agudos.
Recordemos que el dolor nociceptivo es la molestia que se siente cuando un estímulo produce daño en los músculos, huesos, piel u órganos internos, en cambio el dolor neuropático involucra al sistema nervioso, es el dolor causado por una lesión de los nervios o neuropatía.
No todo dolor tiene el mismo origen, ni se soluciona con los mismos tratamientos. 
Es importante que al consultar al médico, ayude a su familiar o amigo a explicar todos los detalles de su dolor:
• ¿Cómo es ese dolor?
• ¿Dónde se presenta?
• ¿A qué lo atribuye?
• ¿Desde cuándo lo siente?
• ¿Cómo se distribuye en el cuerpo o área afectada?
• ¿Cómo varía?
• ¿Dónde se localiza?
El médico es su aliado, confíen en él tanto usted como el paciente, haga lo imposible para que su ser querido siga los consejos y realice todo el tratamiento que el médico le haya recomendado.
Como por ejemplo:
Aprender a lidiar con el estrés saludablemente, para lograrlo quizás necesite charlar con un terapeuta, y esto puede ayudarle a enfrentar el dolor crónico de manera más efectiva.
También alimentarse bien, dormir lo suficiente y practicar actividades físicas aprobadas por el médico, son formas positivas para controlar el dolor y el estrés que el mismo causa.
 

Deja un comentario