La Fibromialgia y las anormalidades en el corazón

Se dice mucho respecto al cerebro y los nervios de las personas con fibromialgia, también respecto a las hormonas, el sistema inmunológico y los problemas digestivos. 
De lo que no se oye mucho es del corazón y eso debe cambiar. 
Los investigadores han descubierto información sobre enfermedades cardíacas, y anormalidades cardíacas en la fibromialgia que todos debemos saber.

 

 

 
 
Fibromialgia y las enfermedades cardíacas
Que exista un mayor riesgo de tener un problema de salud, no significa que usted lo vaya a desarrollar. Conocer su riesgo es algo positivo, porque le brinda la oportunidad de realizar cambios saludables.
Las investigaciones sugieren que las mujeres con fibromialgia tienen un mayor riesgo de enfermedad cardíaca que las mujeres sanas. 
Se ha realizado un estudio documentando, factores de riesgo de la enfermedad cardiovascular que incluyen:
♣  Circunferencia de la cintura
♣  Porcentaje de grasa corporal
♣  Frecuencia cardíaca en reposo
♣  Presión sanguínea
♣  Aptitud cardiorrespiratoria
♣  Cigarrillos fumados por día
Al comparar los dos grupos, encontraron que las mujeres del grupo de fibromialgia:
♦  Tenían mayor circunferencia de cintura
♦  Tenían más grasa corporal
♦  Fumaron más cigarrillos
♦  Tenían niveles más bajos de aptitud cardiorrespiratoria
El sobrepeso y encontrarse fuera de forma es una consecuencia lógica de una enfermedad crónica, especialmente cuando su enfermedad hace que el esfuerzo físico sea extremadamente difícil para su cuerpo. Cuando moverse provoca dolor, las personas tienden a moverse menos.
También notaron que los participantes con fibromialgia que hacían menos ejercicio tenían factores de riesgo más altos, que aquellos que realizaban actividad física de moderada a vigorosa.
 
Insuficiencia cardíaca en la fibromialgia
Un estudio de 2017 sugiere que la fibromialgia es especialmente común en personas con insuficiencia cardíaca crónica. La fibromialgia se asoció con peores resultados en la insuficiencia cardíaca crónica.
De las 57 personas con insuficiencia cardíaca crónica que fueron estudiadas, 13 cumplieron con los criterios de diagnóstico para la fibromialgia. Eso es casi el 23 por ciento, que es considerablemente más alto que la tasa en la población general, que se estima entre el tres y el seis por ciento.
Las personas con fibromialgia también tenían más probabilidades de tener síndrome de sensibilidad central, especialmente Trastorno de la articulación témporomandibular, dolor de cabeza y vejiga irritable.
 
Más allá del peso y la forma física
Nuestro mayor riesgo de enfermedad cardíaca es atribuible a los niveles de peso y condición física? Probablemente no. La investigación también ha encontrado anomalías cardíacas relacionadas con la fibromialgia que no tienen nada que ver con ellos.
Un estudio del ejercicio que detalla varias anomalías en el grupo de fibromialgia incluye: 
•  Retraso en la recuperación de la frecuencia cardíaca
•  Incompetencia cronotrópica 
En este estudio, las pacientes y los grupos de control coincidieron con el índice de masa corporal y con la edad, por lo que los participantes con fibromialgia no tenían más sobrepeso que las mujeres sanas. La ‘incompetencia cronotrópica’ significa que el corazón no puede aumentar su frecuencia lo suficiente como para hacer frente a las demandas de la actividad. Se sabe que produce intolerancia al ejercicio y es común en personas con enfermedades cardiovasculares.
La intolerancia al ejercicio ha sido durante mucho tiempo una característica conocida de la fibromialgia, y esto podría ayudar a explicar por qué. 
Esto debería ofrecer cierta reivindicación a muchas personas con esta afección a quienes se les ha dicho que solo necesitan «hacer más ejercicio» y estarán bien, por quienes no entienden (o se niegan a considerar) que más ejercicio significa síntomas más severos.
Se cree que el sistema nervioso autónomo está desregulado en la fibromialgia. Éste controla muchas funciones automáticas del cuerpo, incluidas la frecuencia cardíaca y la presión arterial
Los investigadores analizaron las variaciones de los latidos del corazón de las personas con fibromialgia. Encontraron patrones que eran anormales y distintos de los de las personas sanas, lo que nuevamente sugiere problemas con el sistema nervioso autónomo y su control de la frecuencia cardíaca.
Se descubrió que el baroreflejo cardíaco tenía una participación más baja durante una prueba de estado activo en personas con fibromialgia, que en controles sanos. Cuanto menor fue la participación del baroreflejo más grave fue el caso de fibromialgia.
Un estudio encontró que la fibromialgia era especialmente frecuente en personas que se quejaban de palpitaciones cardíacas (latidos cardíacos rápidos)
Se analizó la respuesta de la frecuencia cardíaca durante el ejercicio de bajo nivel, en la fibromialgia y no se encontró diferencias entre las pacientes y los grupos de control. Con niveles de ejercicio más altos, los participantes con fibromialgia tuvieron más dificultades para alcanzar el consumo máximo de oxígeno, quizás debido a respuestas metabólicas anormales.
 
Posibles Tratamientos
Se están investigando algunos tratamientos para algunas de las anomalías cardíacas específicas relacionadas con la fibromialgia. Se examinaron los efectos de la respiración lenta en la fibromialgia, porque se demostró que es eficaz para moderar los síntomas. Durante la respiración normal, en comparación con los controles, el grupo de fibromialgia mostró diferencias en la frecuencia cardíaca.
Los participantes con fibromialgia mostraron una función autónoma mejorada durante la respiración lenta, y una mejora aún mayor con la respiración asistida mecánicamente. 
También se investigó si algo llamado Entrenamiento de Extinción Sistólica, era un tratamiento efectivo para las personas con fibromialgia que muestran una respuesta al estrés, elevando la presión arterial elevada.
Dicho entrenamiento combina cambios ambientales, de estilo de vida y de comportamiento. Informaron que el Entrenamiento de Extinción Sistólica provocó una remisión del dolor significativa y duradera y fue más efectiva que los otros tratamientos. 
 
Moderando su riesgo
Si le preocupan estos factores de riesgo, hable con su médico al respecto e intente realizar cambios lentos y graduales en lugar de saltar a una nueva dieta y régimen de ejercicios. Nuestros cuerpos no reaccionan bien a cambios repentinos y extremos.
La sabiduría convencional nos dice que podemos mejorar la salud de nuestro corazón al comer ciertos alimentos, perder peso y hacer ejercicio. Debido a que tiene fibromialgia, es probable que algunas de esas cosas sean más difíciles que para la mayoría de las personas, aunque perder peso también puede ayudar a aliviar los síntomas de la fibromialgia.
Si nos cuidamos, podremos aumentar gradualmente nuestros niveles de actividad, pero todo depende de cómo lo abordemos. Muchas personas con fibromialgia se benefician de ejercicios suaves, como yoga, Tai Chi,  Qigong y ejercicios en agua tibia.
 


Proyecto al-Andalus, publicado en la revista
Clinical and Experimental Rheumatology.
 

 

Deja un comentario