Fibromialgia, recomendaciones dietéticas para sentirnos mejor

La fibromialgia puede ser difícil de manejar, pero hay evidencia de que algunos cambios en la dieta pueden beneficiar a las personas que viven con este trastorno. 

La dieta que podría ayudar puede ser diferente de una persona a otra, pero algunos pacientes han informado una mejora con un mayor consumo de antioxidantes y ácidos grasos omega-3 y una disminución del consumo de alérgenos alimentarios y gluten.

Una revisión de las dietas posibles para la Fibromialgia informó que la dieta arrojó resultados positivos en cinco de los siete estudios revisados. Esto incluyó una mejoría del sueño, una reducción de la depresión y la ansiedad y una mejor calidad de vida.
Por otro lado, el resultado de la dieta sobre los síntomas de la fibromialgia (como dolor, fatiga, estreñimiento y ‘niebla mental’) sigue sin estar claro. Algunas dietas parecen aliviar el dolor en diversos grados, mientras que otras ayudan a reducir otros síntomas que complican la enfermedad.
No hay una ‘dieta exclusiva para la fibromialgia’. Los dietistas generalmente combinarán elementos clave de diferentes dietas, para armar una dieta efectiva personalmente para usted. 
El proceso a menudo comienza con una dieta de eliminación (Una dieta de eliminación podría eliminar uno o más alimentos comunes, como huevos o leche, o podría eliminar sustancias menores o no nutritivas, como colorantes artificiales), que le proporciona la posibilidad de identificar qué alimentos desencadenan síntomas específicos de fibromialgia.

Beneficios
Se cree que la dieta mejora los síntomas de la fibromialgia al eliminar algunos de los desencadenantes que recrudecen directamente el dolor y asegurar una nutrición adecuada. Otros beneficios son indirectos, incluido el alivio de los síntomas psiquiátricos que tienen componentes físicos y psicológicos (ansiedad, depresión).

Eliminación de disparadores
Se desconoce la causa exacta de la fibromialgia, pero es probable que se deba a más de un motivo. Por ejemplo, se sabe que la obesidad o las dietas ricas en grasas aumentan los síntomas. Algunos científicos creen que el exceso de peso y ciertas grasas alimentarias provocan estrés oxidativo en las células nerviosas, ya sea directa o indirectamente, provocando que los dolores se disparen espontáneamente. 
Al comer alimentos ricos en antioxidantes, como la vitamina C, vitamina E, betacaroteno  y el resveratrol, se puede aliviar la falla de las neuronas motoras (neuronas del sistema nervioso central cuya misión es la de enviar impulsos nerviosos hasta los músculos o glándulas).
Las personas con fibromialgia que comen dietas ricas en antioxidantes (específicamente frutos rojos, brócoli, ajo, tomate, alcachofas, te verde y chocolate negro), tienen menos puntos sensibles y una mejor calidad de vida.
El aceite de oliva funciona mejor que otros tipos de aceites para aliviar el estrés oxidativo. También mejoró las puntuaciones de función física y mental en un cuestionario de autoevaluación.
Ciertos alimentos parecen tener un efecto ‘pro-dolor’, o sea que inducen dolor al sensibilizar los nociceptores que emiten señales de dolor al sistema nervioso central, es decir al cerebro y a la médula espinal.
Lee más aquí:

Párr. de: As, 

Actualización: 2020

Política de privacidad del uso de productos de Google

Deja un comentario