Dieta para la Fibromialgia, consejos útiles.

Los alimentos que puede comer variarán según los resultados de la dieta de eliminación, aunque hay algunos que se sospecha que desencadenan síntomas de fibromialgia.

Si planea agregar algo nuevo a su dieta, comience con la menor cantidad posible para ver cómo responde. 
Además, siempre lea las etiquetas de los productos para verificar si hay ingredientes ocultos que puedan causarle síntomas.


Frutas y verduras: algunas personas con fibromialgia prefieren productos orgánicos para evitar la exposición a productos químicos, incluidos pesticidas y fertilizantes. Las frutas y verduras no orgánicas son nutritivas y ricas en fibra, excelentes en cualquier dieta. Si tiene síntomas gastrointestinales, como el estreñimiento, el aumento del consumo de fibra generalmente puede ayudar.


Lácteos: algunas personas con fibromialgia necesitan restringir o eliminar la leche de vaca, para estos casos hay en el mercado leches, yogures, quesos deslactosados.  También puede optar por las leches de soja, almendras y leche de avena. Incluso puede encontrar yogur y postres cremosos hechos con alternativas no lácteas o «quesos» no lácteos hechos de anacardos o tofu.

Granos: elija pan integral, cereales, galletas saladas y pastas en lugar de los elaborados con harina blanca refinada. En vez de pasta de trigo, pruebe la pasta sin gluten, «fideos» de maíz o de vegetales. Evite los pasteles, galletas, muffins y otros productos con alto contenido de carbohidratos y azúcar. Los productos hechos con granos enteros, sustitutos lácteos y semillas nutritivas (como las semillas de chía o semillas de lino) son opciones mucho más saludables.
Proteínas: en cuanto a proteínas de origen animal en su dieta, opte por aves de corral o pescado graso sin piel (como el salmón o el atún). Limite la carne roja, evite las carnes procesadas como salchichas, salamín y fiambres. Estos alimentos contienen más sal y grasas trans, sino que también se encuentran entre los desencadenantes de la fibromialgia más comúnmente conocidos. Las nueces, las mantecas de nueces y maní, el tofu, los frijoles (porotos), las legumbres, las claras de huevo y las alternativas vegetarianas de la carne, son excelentes fuentes de proteínas.

Postres: los alimentos dulces son un desencadenante común de los brotes de fibromialgia. Disfrute de ellos con moderación u opte por frutas frescas. Incluso los postres bajos en grasa y sin azúcar pueden causar problemas si contienen harina refinada, manteca y sustitutos del azúcar como el aspartamo.

Bebidas: las bebidas con cafeína como el café, el té y las gaseosas pueden ser problemáticas para las personas con fibromialgia. Los tés de hierbas pueden ser una mejor y más segura opción. El agua gasificada, el agua de coco y los jugos de frutas sin azúcar son excelentes alternativas a los refrescos. Si consume alcohol, hágalo con moderación.

Deja un comentario