Algunos pacientes de Fibromialgia sufren problemas sexuales, mal estado de ánimo y ansiedad.

La disfunción sexual es frecuente en pacientes con fibromialgia, tanto en mujeres como en hombres, la enfermedad parece afectar de forma importante a todas las dimensiones de la función sexual. La edad y los síntomas psicológicos, en especial la depresión, y la toma de antidepresivos parecen ser las principales causas de la disfunción sexual en estos pacientes.
 
 
La enfermedad se relaciona con problemas psiquiátricos y disfunción sexual (disfunción: alteración o deficiencia en el funcionamiento).
A causa de la fibromialgia se manifiesta la dificultad para mantener relaciones sexuales satisfactorias. Esto puede afectar negativamente la relación de pareja y llevar a la desilusión, tristeza, frustración sexual y alterar la relación, comienza la falta de comunicación, y las recriminaciones.
La pareja no solo pierde la comunicación verbal, dejando de decirse lo que les gusta o quieren, también disminuye la comunicación emocional, deja de haber caricias, muestras de afecto, o gestos de ternura, esta falta de comunicación lleva  al distanciamiento.

Es saludable mantener relaciones sexuales con regularidad, tal vez modificando aspectos que pudieran causar dolor y reprimir el goce durante la relación sexual y de pareja debido a las nuevas limitaciones causadas por la enfermedad.

La falta de deseo sexual y la disfunción orgásmica son las quejas más comunes. Pueden ser debidas a:

1. Causas médicas, como enfermedad crónica, dolor, edad avanzada, desequilibrio hormonal, efectos secundarios de los fármacos, etc.

2. Causas emocionales como depresión, ansiedad, estrés, problemas de pareja…

3. Causas debidas a inhibición sociocultural, ideas culturales y sociales o falta de información.

4. Dificultad para concentrarse en las sensaciones sexuales.

5. Incapacidad para relajarse durante la relación sexual.

6. Excesivo control de la excitación sexual.

7. Miedo al fracaso durante la relación sexual

En general la dificultad de concentrarse en las sensaciones sexuales y la incapacidad

para relajarse durante la relación sexual, se encuentra relacionada con causas médicas

como dolor, enfermedad crónica, efecto secundario de los fármacos, etc. o emocionales

como depresión, estrés, problemas en la pareja, que motivan la pérdida de la atención y

el desinterés sexual.

Los pacientes con fibromialgia se enfrenten a tensiones durante la actividad sexual. Éstas están relacionadas con el estrés diario que enfrentan durante sus actividades, como ama de casa o laborales, también a angustias anticipatorias ante la idea de practicar sexo, por miedo a no poder cumplir con las expectativas de su pareja.

La fibromialgia suele provocar aislamiento, puede llegar un momento en que el paciente  deja de buscar apoyo y se encierra en si mismo. Deja de relatarle a su pareja las limitaciones y las dificultades que tiene a lo largo del día. La comunicación y el diálogo se suplanta por reproches, malhumor y discusiones.

Cuando la pareja ha llegado a este punto es difícil de salir de el sin ayuda profesional.

Deja un comentario